Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cáncer de mama: el activo desarrollo de tratamientos en favor del paciente

Estrategias combinadas

Cáncer de mama: el activo desarrollo de tratamientos en favor del paciente

11/10/2018
3 min lectura

Compartir en:

La búsqueda de terapias más efectivas contra el cáncer está viviendo un momento relevante en el mundo, con la aprobación de unas 30 nuevas drogas en los últimos dos años para enfrentar esta enfermedad sólo en Estados Unidos.

“Los años 2017 y 2018 han destacado por un gran cambio de mentalidad en las entidades como la Food and Drug Administration (FDA) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), en el sentido de aprobar una enorme cantidad de drogas para cáncer, lo cual refleja el alto interés de las compañías farmacéuticas por desarrollarlas”, señala el Dr. Ricardo Alvarez, Director of Cancer Research & Breast Medical Oncologist del Comprehensive Care and Research Center en Atlanta, quien expuso sobre este tema en una conferencia realizada en Clínica Alemana.

Esta mayor actividad a nivel internacional se ha reflejado en tratamientos cada vez mejores, tal como se confirmó en la última Reunión Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) realizada en junio pasado. “Gracias a adelantos como los que han tenido lugar en los ensayos clínicos que utilizan muchos conocimientos de clínica básica y biología tumoral, ahora la forma cómo estamos tratando a los pacientes es distinta a la de hace 5, 10 o 15 años”, indica el experto.

Este escenario es especialmente válido para el cáncer de mama, que en Chile constituye la principal causa de muerte oncológica entre las mujeres. El Dr. Alvarez destaca el fuerte impulso de nuevas líneas terapéuticas que “han permitido reducir la mortalidad de esta enfermedad en niveles de 40% en los últimos 15 años; son miles y miles las pacientes que se han salvado por estas drogas y el uso de técnicas sin quimioterapia”.

La última versión de ASCO ratificó esta tendencia, especialmente en el rol de la inmunoterapia en el tratamiento de tumores mamarios siguiendo los avances logrados en los casos del melanoma y los cánceres de pulmón o riñón, sostiene. En esa cumbre mundial de la oncología –donde se presentaron del orden de 10 mil trabajos de investigación– también se ratificaron los progresos en el campo de la medicina de precisión o personalizada. “Un tema fundamental es el mayor conocimiento de los tumores, y los análisis genómicos nos informan qué blancos moleculares existen y cuáles son los genes que están afectados, lo cual posibilita tratarlos de una forma más directa”, explica el Dr. Alvarez.

Investigaciones contra el cáncer de mama

En las investigaciones contra del cáncer de mama, también sobresalen los logros en materia de terapias endocrinas, las cuales buscan retardar o detener el crecimiento de tumores sensibles a hormonas como el estrógeno. Éstas forman parte de las líneas de tratamiento que se administran por vía oral, tendencia que se impone en paralelo a la menor utilización de terapias más tradicionales: “en el cáncer de mama, así como este tipo de enfermedad en general, ha existido una reducción muy significativa en el uso de la quimioterapia”, asevera.

Un cuarto eje es el desarrollo de las drogas conjugadas, que actúan sobre blancos tumorales muy específicos “descargando toda su artillería exclusivamente en determinados marcadores que tiene la célula cancerosa”, subraya.

En el estado actual de los esfuerzos globales contra el cáncer, la mirada de la ciencia apunta a la combinación de distintas líneas de tratamiento, atendiendo a que esta patología, explica, “es una entidad compleja que tiene muchas áreas y genes responsables, por lo cual no podemos esperar que una droga o tratamiento beneficie completamente a todo un grupo de pacientes”.

Las estrategias para la enfermedad

¿Qué precedentes tiene esta tendencia hacia los tratamientos combinados?

Un ejemplo es el caso del Sida, cuya mortalidad ha disminuido enormemente gracias a un conjunto de drogas combinadas que atacan al virus con distintos mecanismos de acción. Creo que vamos a terminar haciendo algo parecido para el tratamiento del cáncer.

¿En qué fase de este camino estamos ahora?

Recién estamos iniciando la etapa donde combinamos quimioterapia y agentes como antiestrógenos e inmunoterapéuticos, donde lo fundamental va a ser tener más cantidad de esas drogas. Ahora, hay que tener en cuenta que, por si solos, estos tratamientos son muy caros cuando se combinan 3, 4 o 5 de estas drogas. Entonces, debemos ver la forma de hacer esto de una forma racional en beneficio de los pacientes.

¿Qué líneas de trabajo destaca en el área de los medicamentos?

En el cáncer de mama, es muy importante la asociación a una alteración de dos genes (BRCA1 y BRCA2), un defecto de reparación del ADN que afecta a entre un 8% y 10% de los pacientes. Para estos casos, ya se cuenta con cinco drogas. Una de ellas es el Olaparib, aprobada por la FDA en enero pasado, una alternativa por vía oral de muy baja toxicidad, comparada con cualquier otro tratamiento con quimioterapia, y que tiene una extraordinaria respuesta en los pacientes. Y otras cuatro drogas van a ser aprobadas dentro de muy poco, lo cual cambia completamente el paradigma respecto de cómo tratábamos a los pacientes.

¿En qué medida beneficia a las mujeres que tienen cáncer de mama?

En los aspectos que los pacientes en general nos piden: tratamientos más cortos, idealmente administrados por vía oral, sin efectos adversos, junto a menos visitas al hospital. Eso es lo que hemos ido logrando con el uso de estos agentes, que realmente son más efectivos y precisos, además de ser menos tóxicos.