Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Enfermedades de la tiroides: claves para cada etapa de la mujer

Semana de la prevención

Enfermedades de la tiroides: claves para cada etapa de la mujer

22/05/2018
2 min lectura

Compartir en:

Ubicada en el cuello delante de la tráquea y debajo de la laringe, la tiroides es una pequeña glándula con forma de mariposa que juega un papel relevante en el desarrollo y funcionamiento de los distintos órganos de nuestro cuerpo. Y sus disfunciones se dividen en problemas funcionales –trastornos producidos por una secreción insuficiente (hipotiroidismo) o por exceso (hipertiroidismo) de hormonas tiroideas– y estructurales, principalmente nódulos (bultos de tejido en su mayoría benignos, pero que en un 4% pueden derivar en cáncer) y crecimiento anormal (bocio).
“Las patologías tiroideas, especialmente el hipotiroidismo y los nódulos, son más frecuentes en mujeres que hombres, y en ellas es frecuente encontrar alteraciones de esta glándula a todas las edades”, indica la doctora Soledad Velasco, endocrinóloga del Centro de Tiroides de Clínica Alemana, sobre la importancia de atender la serie de trastornos que pueden presentarse a lo largo de las distintas etapas de la vida femenina.
En este escenario, la especialista recomienda a las mujeres en edad fértil, y que tengan factores de riesgo de enfermedad tiroidea, que se realicen un chequeo previo si están planificando un embarazo. Dentro de este grupo, precisa, están quienes tienen antecedentes propios o familiares de hipotiroidismo y de enfermedades autoinmunes, o presenten bocio en el examen físico, así como abortos recurrentes o problemas de fertilidad. Y ya en fase de gestación, resalta la necesidad de un control temprano de alteraciones de función tiroidea para evitar potenciales riesgos de tener una condición de hipotiroidismo no tratado durante la gestación.

Cuidados en el climaterio

El seguimiento al funcionamiento de la tiroides debe continuar en las distintas etapas del climaterio e integrado a los controles habituales para prevenir o detectar precozmente enfermedades crónicas y factores de riesgo cardiovascular como diabetes mellitus 2, hipertensión arterial y dislipidemia (incremento de la concentración de grasas en la sangre a niveles anormales).
Si bien en el caso específico de la menopausia no existe consenso en relación a la frecuencia óptima para realizar las pruebas de detección (screening), la doctora Velasco enfatiza que se debe evaluar siempre ante la presencia de “síntomas sugerentes de hipotiroidismo”. Y en el caso de las mujeres asintomáticas, existe un grupo de expertos en la medicina que recomienda “hacer un examen de TSH (hormona estimulante de la tiroides, producida por la hipófisis) cada cinco años”, precisa.
En las etapas posteriores del climaterio, la especialista indica que los controles médicos deben poner el foco en la prevención y detección precoz de patologías como la osteoporosis, trastornos de ánimo y ciertos tipos de cáncer, cuyos riesgos aumentan en esos períodos de la vida de las mujeres. Y para aquellas pacientes que estén recibiendo terapia hormonal, recomienda efectuar, al menos, “un control clínico anual con examen físico, analizar algunos exámenes de laboratorio e imágenes de mama, junto con recibir educación sobre estilos de vida saludable.”

Detección temprana del cáncer

Un ejemplo que demuestra la estrecha relación entre las disfunciones de la tiroides y la salud femenina es la alta prevalencia del cáncer, ya que de los alrededor de 1.300 nuevos casos de esta enfermedad que se diagnostican anualmente en Chile, un 85% corresponde a mujeres. “El cáncer de tiroides se diagnostica por estudio de nódulos tiroideos palpables, ya sea por la paciente o por su médico y, en muchos casos, se diagnostica por hallazgo de un nódulo sospechoso en la ecografía de cuello solicitada por otra causa”, explica la doctora Velasco.
¿Cuál es la mejor forma de actuar en este caso? “Aquellas mujeres que en la palpación detecten un aumento de volumen tiroideo, deben consultar en forma precoz”, indica la especialista, al igual que quienes tengan “dos, o más, familiares de primer grado con cáncer de tiroides, que presenten un cambio en la voz persistente sin mejoría o que hayan tenido antecedentes de radioterapia que comprometa la región del cuello”.
En el marco de la Semana de la Tiroides de Clínica Alemana –que hoy realizará una charla en el Auditorio Dr. Federico Haecker de la Institución a las 19:00 horas– la especialista resaltó el efecto que las campañas de prevención y diagnóstico precoz que las patologías relacionadas a esta glándula han tenido en el conocimiento de la comunidad médica y de población en general sobre la prevalencia de estas disfunciones.