Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Tumores en la hipófisis: qué enfermedades pueden causar?

Efectos en el sistema endocrino

Tumores en la hipófisis: qué enfermedades pueden causar?

23/07/2018
3 min lectura

Compartir en:

Ubicada en la base del cráneo, la importancia de la hipófisis (o pituitaria) en el organismo es tal, que se la describe como una verdadera “directora de orquesta” del sistema endocrino que regula funciones como el crecimiento, la reproducción, la presión arterial y la disponibilidad de leche materna.

Por eso, cuando algún trastorno afecta a esta glándula y el ciclo normal de las hormonas hipofisiarias, el espectro de síntomas posibles va desde la ausencia de libidoen los hombres e interrupción de la regla en las mujeres, a la fatiga extrema, baja de peso e importantes alteraciones en el desarrollo corporal, indica la doctora Carmen Carrasco, endocrinóloga de Clínica Alemana.

La causa más frecuente de enfermedad de la hipófisis son los tumores o adenomas. Además de poder comprimir las estructuras vecinas del cerebro –especialmente el nervio óptico comprometiendo la visión– una expansión descontrolada de células anormales en esta glándula también puede impedir, alterar o incentivar una producción excesiva de hormonas, señala la especialista.

Dentro de las hormonas hipofisiarias, se encuentran las sexuales (gonadotropinas LH y FSH), de la lactancia (prolactina, PRL), las que regulan la producción de cortisol (adrenocorticotropina, ACTH, responsable del metabolismo), el crecimiento (GH) y la estimuladora de la tiroides (TSH). Entre las principales patologías asociadas a su mal funcionamiento por causa tumoral, la doctoraCarrasco destaca:

Prolactinoma.- Es el tumor hipofisiario más frecuente y afecta, principalmente, a mujeres en edad fértil. Se manifiesta por irregularidades menstruales (ausencia de regla o alteración en su periodicidad con ciclos de cada 45 días o más), secreción de leche sin embarazo ni lactancia (galactorrea) e infertilidad. Esta última consecuencia también se produce en los hombres, junto a la disminución de la libido, disfunción eréctil y aumento de volumen mamario (ginecomastia). Por lo general, se trata con medicamentos (cabergolina) y la cirugía es excepcional.

Gigantismo y acromegalia.- Cuando los tumores estimulan la producción de la hormona de crecimiento (GH) en los niños se genera un cuadro de gigantismo con un aumento en la velocidad del desarrollo corporal mayor a la indicada por sus antecedentes paternos. En adultos, se llama acromegalia y se caracteriza por el crecimiento excesivo de manos y pies, cambios faciales con aumento del ancho de nariz y labios, sudoración grasosa y de mal olor, apnea del sueño y dolores articulares. El tratamiento es quirúrgico, pero cuando el tumor no se puede extirpar totalmente, se indican inyecciones mensuales de análogos de somatostatina o, eventualmente, radioterapia.

Enfermedad de Cushing.- Los tumores que estimulan la producción de la hormona ACTH inciden en una mayor secreción de cortisol en las glándulas suprarrenales, generando síntomas como hinchazón y enrojecimiento del rostro, estrías mayores de 1 cm. de color púrpura y disminución de la masa muscular en los muslos. Por lo general, estas neoplasias son de tamaño pequeño y en un 40% de los casos no se localizan fácilmente. Tiene tratamiento quirúrgico.

Claves de los tumores en la hipófisis

¿Qué causa los adenomas en la glándula pituitaria?

La causa de estos tumores es desconocida en la gran mayoría de los casos. Sin embargo, en un 5% de ellos se logran identificar enfermedades genéticas que pueden producir adenomas hipofisiarios familiares (por ejemplo, neoplasia endocrina múltiple tipo 1). En general, su frecuencia es baja (80 por cada 100.000 habitantes), representan el 10% de los tumores del sistema nervioso central y en su gran mayoría son benignos, explica la doctora Carrasco.

¿Cuáles son los síntomas de los tumores hipofisiarios?

Dependen del tamaño tumoral y las hormonas afectadas. Los pacientes pueden consultar por trastornos visuales y cefalea, alteraciones menstruales, galactorrea (secreción láctea de la glándula mamaria fuera del período de lactancia), infertilidad, disfunción eréctil o cambios físicos que pueden ser evidencia de acromegalia o enfermedad de Cushing. En ocasiones, se detecta en resonancias o scanner cerebrales hechos por otro motivo, o bien por un médico internista, neurólogo u oftalmólogo, indica la doctora Consuelo Espinosa, endocrinóloga de Clínica Alemana.

¿Cómo se estudian los adenomas hipofisiarios?

Requiere neurocirujanos de hipófisis, endocrinólogos, neuroradiólogos y neuroftalmólogos, y la estrategia debe incluir evaluación hormonal, imágenes y estudio del compromiso visual. En este tema, Clínica Alemana cuenta con un Equipo de Tumores de Hipófisismultidisciplinario que evalúa a cada paciente en reuniones de comité.

¿Cómo se tratan los tumores de hipófisis?

La decisión dependerá del tipo hormonal de tumor, tamaño, compromiso visual, alteraciones en lafertilidad y la edad del paciente. Las alternativas incluyen cirugía con resección del adenoma a través de la nariz, tratamiento médico, radioterapia externa o radiocirugía.

¿Cómo se realiza esa cirugía?

A través de las fosas nasales, en conjunto con el equipo de otorrinolaringólogos para minimizar las alteraciones de la función respiratoria. Esta vía permite resecar el tumor sin necesidad de una craneotomía, que se realiza en casos muy puntuales, explica el doctor David Rojas, neurocirujano de Clínica Alemana.