Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cuando el dolor se transforma en la enfermedad

Cuando el dolor se transforma en la enfermedad

22/08/2019
2 min lectura

Compartir en:

Si es crónico, generalmente produce alteraciones en la salud mental de los pacientes, su entorno familiar, social y laboral. 

El dolor es una experiencia sensorial desagradable asociada a un daño real o potencial, como resultado de una interacción entre estímulos físicos y el procesamiento de éstos por el sistema nervioso central.

En Chile, una de cada tres personas vive con algún tipo de dolor. Depresión, ansiedad y baja en la productividad en el trabajo, son algunas de las consecuencias que más preocupan a los especialistas.

Existen dos tipos: el agudo que aparece de repente, en respuesta a una enfermedad, lesión o inflamación y que, en la mayoría de los casos, se quita con tratamiento; y el crónico, que se mantiene en el tiempo y no desaparece.

actores característicos del dolor crónico

Según explica el doctor Mario Guerrero, anestesistade Clínica Alemana, para identificar si una persona sufre de dolor patológico hay que considerar desde cuándo está presente, ya que cuando es crónico, se torna persistente y desproporcionado al proceso que lo origina.

Desde la mirada clínica -señala el doctor César Cárcamo, también anestesista de la clínica- este problema se traduce en restricciones en la participación social y laboral, alteraciones cognitivas, emocionales y conductuales, con el consiguiente deterioro en la calidad de vida de los afectados.

En tanto, en el ámbito del trabajo, se demuestra que las licencias médicas por dolor crónico llegan a un 24% del total entregado. Esta cifra, expuesta por la Asociación Chilena para el Estudio del Dolor y Cuidados Paliativos (ACHED-CP), indica que:

  • 30% corresponde a trabajadores
  • 60 a 70% a mujeres
  • 46% a un grupo etario de 20 a 45 años

El doctor Guerrero comenta que las patologías a las que principalmente se asocia son: lumbago, osteoartritis de rodilla, síndrome de hombro doloroso, osteoartritis de cadera, fibromialgia, síndrome miofascial, dolor orofacial, cervicalgia y neuropatía diabética.

¿Se puede tratar?

No siempre se puede curar el dolor, pero hay muchas formas de tratarlo, dependiendo de la causa y tipo que se padezca. En ciertas ocasiones se utilizan analgésicos, sin embargo, a veces no son suficientes y requieren procedimientos intervencionales. Según explica el doctor Cárcamo, “estas son técnicas ablativas para la destrucción selectiva de los nervios que lo conducen”.

Así también se utilizan implantes de dispositivos para la administración continua de fármacos o para la estimulación eléctrica medular o de nervios periféricos.

Este es un campo de gran innovación ya que “constantemente aparecen nuevos dispositivos de estimulación más pequeños, de mayor duración e incluso wireless. Clínica Alemana disponen de esta tecnología y de los profesionales para su instalación y seguimiento”, acota el especialista.

Servicio de  Anestesiología de Clínica Alemana