Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Disautonomía: más que mareos al ponerse de pie

Disautonomía: más que mareos al ponerse de pie

11/07/2019
2 min lectura

Compartir en:

La falta de ganas puede confundirse con anemia, hipotiroidismo o depresión. En cuanto a los desmayos se recomienda descartar un origen cardíaco.

El sistema nervioso autónomo es el encargado de muchas funciones vitales en el cuerpo como respirar, tener una frecuencia cardíaca adecuada o mantener una temperatura corporal estable.

Cuando se presenta un problema en la función de control de la presión arterial al ponerse de pie la condición recibe el nombre de disautonomía. Sobre dicho estado el doctor Gonzalo Sanhueza, cardiólogo de Clínica Alemana respondió las siguientes preguntas:

¿Cuáles son los síntomas de la disautonomía?

Los principales signos son: cansancio, fatiga y desmayos. Estos últimos clínicamente se presentan de dos formas, las que pueden coexistir. En la primera, las personas tienen un control inadecuado de la presión arterial al ponerse de pie. Por esto son friolentas, remolonas y evitan estar paradas. El segundo grupo, frente a un estímulo desagradable como ver sangre, responde en forma refleja inversamente a lo esperado; en vez de subirles la presión arterial y la frecuencia cardíaca, ambas les bajan. 

¿Quiénes son más vulnerables?

Esta condición afecta a hombres y mujeres, siendo más frecuente en estas últimas, y la adolescencia es generalmente la época de inicio. También, se ha asociado a personas con hiperlaxitud articular.

¿Se tiende a confundir la disautonomía con otras enfermedades?

La falta de ganas y energía pueden confundirse con anemia, hipotiroidismo o con cuadros depresivos. En relación a los desmayos hay que descartar que el paciente sufra pérdida de conciencia de origen cardíaco. Por eso, siempre es necesaria una evaluación médica luego de presentar un desmayo.

¿Qué cuidados debe tener un disautónomo?

La mayor complicación es un golpe en la cabeza ante una caída por desmayo. Por lo tanto, de presentar síntomas como sensación de debilidad o fatiga, visión borrosa, zumbido o pito en los oídos, o presenta sudoración, palidez o náuseas, la persona debe sentarse o acostarse rápidamente.

Además, se recomienda mantener una buena hidratación (consumiendo agua y sal en forma importante). No pararse de forma rápida y evitar estadías largas de pie sin moverse (en el transporte público o mientras se hace fila), evitar el consumo de alcohol y los ambientes calurosos, así como no consumir fármacos que bajen la presión arterial (tratamiento antihipertensivo, diuréticos), entre otros.

¿Hay medicamentos para su tratamiento?

Se utilizan fármacos para subir la presión pero sólo son paliativos. Esto es, quitan síntomas y se usan solamente mientras son necesarios, ya que la disautonomía, generalmente, mejora de forma espontánea al pasar los años.

Prueba diagnóstica: tilt test

Para registrar la respuesta de la presión arterial y la frecuencia cardiaca al cambio postural del cuerpo se indica como prueba diagnóstica el tilt test.

  • El paciente se recuesta en una camilla, a la que queda sujeto. Luego de un periodo de reposo, ésta es levantada a un ángulo de 70°, donde se mantiene por un periodo determinado (hasta una hora).
  • Durante el examen, es controlada permanentemente a través de un electrocardiograma y mediciones de la presión arterial por una enfermera especializada, para analizar sus variaciones.
  • El cardiólogo, explica que la idea es lograr que el paciente permanezca un largo rato de pie, así se puede evaluar cómo funciona el sistema nervioso autónomo.
  • Si es necesario, es posible que se administre algún fármaco para acentuar las reacciones del organismo y de esta forma simular, por ejemplo, una situación de estrés, lo que puede desencadenar un desmayo. Si aparecen síntomas que reproducen síncope o mareos, la prueba se detiene.

Es habitual que al someterse a este examen la persona tenga inicialmente palpitaciones. Si la frecuencia de las pulsaciones disminuye demasiado (bradicardia), o la presión arterial desciende en forma importante (hipotensión), es posible que se sientan mareos e, incluso, que se reproduzca el cuadro de pérdida de conciencia que motivó el estudio.

Ambas condiciones se manejan, la gran mayoría de las veces, volviendo a la posición horizontal y, si esto no funciona, se aplican las medidas correspondientes para cada caso. Ante cualquier complicación, lo que es excepcional, el Servicio de Diagnóstico Cardiológico cuenta con todos los medios, desde el punto de vista técnico y profesional, para abordar estas situaciones.

Servicio de Cardiología de Clínica Alemana.