Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

La bomba de insulina ofrece una mejor calidad de vida

Diabetes Mellitus tipo 1:

La bomba de insulina ofrece una mejor calidad de vida

14/08/2019
2 min lectura

Compartir en:

Un mecanismo disponible en Clínica Alemana, cuyas características permiten a los pacientes un mejor control de su enfermedad.

¿Qué es la diabetes?

Es una enfermedad crónica, caracterizada por el aumento del nivel de azúcar en la sangre (hiperglicemia). Se origina por un trastorno en la producción de la insulina –que facilita el traspaso de la glucosa a los órganos y tejidos– ya sea por la destrucción de las células beta del páncreas (tipo 1) o bien por una resistencia a esa hormona y un déficit relativo en su producción (tipo 2).

Indicadores de glicemia

Cuando la glicemia arroja los siguientes valores se está en presencia de diabetes:

  • Glicemia de ayunas sobre 126 mg/dl en forma repetida.
  • Glicemia al azar sobre 200 mg/dl
  • En una prueba de tolerancia a la glucosa oral, una glicemia sobre 200 mg/dl a las dos horas post carga.

El manejo habitual de los pacientes con diabetes mellitus tipo 1 es la inyección subcutánea de insulina. En este sentido las bombas de insulina permiten un mejor control y calidad de vida para los pacientes debido a que el aparato electrónico mantiene un suministro estable de la sustancia fundamental para el metabolismo de la glucosa.

“Se trata de un aparato bastante amigable de tamaño similar al de un dispositivo de iPod y bastante cómodo de transportar”, explica Andrea Larrondo, enfermera coordinadora del Programa Bomba de Insulina del Centro de Nutrición y Diabetes de Clínica Alemana.

En los últimos años, las personas diabéticas han podido reemplazar el tradicional pinchazo por esta modalidad y optimizar su calidad de vida. “Usarlo, incluso permite dos horas de desconexión por lo que la flexibilidad aumenta”, señala la enfermera.
La doctora Isabel Errázuriz, diabetóloga del Centro de Nutrición y diabetes de Clínica Alemana, explica que “el dispositivo se programa electrónicamente, a través de una cánula muy fina (se cambia cada 3 días) la que infunde insulina de acuerdo a la programación que define el médico”.

A quiénes se recomienda la bomba de insulina

Utilizan este mecanismo, preferentemente, pacientes con diabetes tipo 1 que practican algún deporte, mujeres que buscan embarazarse, pacientes que hacen continuamente hipoglicemias y los que requieren de microdosis de insulina, como es el caso de los niños.

El sistema cumple una doble función: el suministro basal constante de la insulina, y la administración adicional de esta sustancia en una modalidad “rápida” o “a pedido”. En este último ámbito, “el paciente ingresa la información respecto a los alimentos que comerá, tras lo cual el dispositivo calcula y propone la cantidad de la hormona requerida por su portador”, indica la especialista.

Asimismo, la bomba de insulina puede asociarse a un sensor subcutáneo que realiza un monitoreo continuo de la glucosa lo cual permite, entre otras cosas, que el aparato deje de aportar insulina ante situaciones de baja de azúcar. Esta capacidad predictiva “ayuda, por ejemplo, a las mamás que temían que sus hijos pequeños sufrieran una hipoglicemia de noche sin detectarlo”, puntualiza la diabetóloga, quien subraya que esta tecnología ha demostrado lograr un mejor control metabólico en quienes la utilizan.

Por esta razón el paciente debe estar entrenado en el conteo de hidratos de carbono, tener buena adherencia al tratamiento, medir sus glicemias capilares cuatro veces al día y asistir a consultas con nutricionistas, nutriólogos y psicólogos. “Para acceder a los beneficios de la Ley Ricarte Soto, el médico tratante ingresa los datos de la persona una plataforma del Ministerio de Salud (Minsal) organismo que asume el costo del dispositivo con el transmisor y los insumos mensuales que ello genera”, explica la enfermera coordinadora.

Centro de Nutrición y Diabetes de Clínica Alemana