Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Lunares de carne: tumores benignos que pueden incomodar

Lunares de carne: tumores benignos que pueden incomodar

18/12/2019
1 min lectura

Compartir en:

Los lunares de carne suelen aparecer en pliegues como cuello, axilas, párpados y surco mamario, sin embargo, también se pueden presentar en otras partes del cuerpo.

Generalmente, pasan desapercibidos y cuando incomodan pueden ser extirpados, así son los papilomas, más conocidos como lunares de carne. Este tipo de lesiones corresponde a tumores benignos.

Se caracterizan por ser pequeñas lesiones solevantadas, es decir, que sobresalen de la superficie cutánea; pueden tener un tallo pequeño y delgado que conecta estas dos áreas. Miden aproximadamente tres milímetros de diámetro, son blandos, móviles y asintomáticos, pero se pueden torcer sobre sí mismos, inflamar y doler.

La doctora María Soledad Aspillaga, dermatóloga de Clínica Alemana, explica que “esta piel sobresaliente no se disemina a otras partes del cuerpo y aparece, generalmente, entre los 20 y 30 años de edad, tanto en hombres como en mujeres, por causas genéticas”.

¿Cuándo consultar por los lunares de carne?

Si bien el origen de los papilomas es desconocido y, en general, no son peligrosos, hay que considerar que estos pueden alertar sobre un desbalance hormonal.

Cuando se producen en grandes cantidades o sobre una base de piel más café y gruesa se puede sospechar de problemas asociados a la glucosa u otras enfermedades. En estos casos, se debe consultar a un especialista.

De todas maneras, si son aislados y al paciente le incomodan por la fricción con las prendas de vestir u otros materiales, pueden extirparse en forma ambulatoria.

 

 

dermatología

Servicio de Dermatología

Conoce nuestras áreas de trabajo y profesionales

Más Información