Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cáncer de cabeza y cuello: prevención y tratamiento

Cáncer de cabeza y cuello: prevención y tratamiento

30/07/2020
8 min lectura

Compartir en:

Con motivo del Día Mundial del Cáncer de Cabeza y Cuello –que se conmemora durante julio desde hace seis años–, y con el fin de crear conciencia en la población, especialistas de Clínica Alemana explican en qué consiste este grupo de enfermedades, cómo reconocerlas, prevenirlas y cuáles son sus principales tratamientos.

"Es muy prevalente en el mundo. Es el sexto cáncer más frecuente en el ser humano", señala el doctor Arturo Madrid, jefe del equipo de Cabeza y Cuello de Clínica Alemana. De hecho, se estima que cada año afecta a 700 mil personas en el planeta.

El especialista explica que en este tipo de cáncer se considera tradicionalmente “a los tumores que comprometen las zonas de la boca, del cuello, la laringe y partes blandas de toda la región".

Factores que influyen en el pronóstico:
  • El tumor: "Es muy importante el grado de avance que tenga en el momento que es diagnosticado y es lógico pensar que mientras antes ocurra y más pequeño sea el tumor, es mejor", dice el doctor.
  • El paciente: La edad y las patologías previas son un factor relevante.
  • Calidad y oportunidad del tratamiento.

"Evidentemente, un paciente de muchos años, alcohólico, con exceso alimentación, mala higiene oral y que no tiene buen acceso al tratamiento, será parte de un grupo de riesgo muy alto", explica el especialista.

Entre los principales tumores de cabeza y cuello están:

Doctor Fabio Valdés, cirujano. 

Cáncer de cavidad oral

"Es una patología tumoral maligna que se origina en la mucosa de la cavidad oral. Estadísticas actuales de Estados Unidos hablan aproximadamente de 28 mil casos cada año", dice el doctor.  

Se puede ubicar en: 
  • Labios
  • Lengua
  • Paladar duro
  • Piso de boca
  • Encías
  • Mucosa de la mejilla
Factores de riesgo más frecuentes: 
  • Tabaco
  • Alcohol
  • Algunas alteraciones genéticas
Otros factores de riesgo:
  • Inmunosupresión
  • Consumo de nuez de betel
  • Mala nutrición
  • Mala higiene oral
  • Algunos síndromes

"Uno de los principales síntomas es la presencia de heridas que no sanan con rapidez; manchas blancas, que no son posibles de remover con el cepillo de dientes; manchas rojas, que tienden a sangrar con bastante frecuencia, y también puede verse la presencia de aumentos de volumen en el cuello o adenopatías", detalla el doctor. 

A esto agrega que "el tratamiento involucra a un equipo multidisciplinario donde participan cirujanos, oncólogos médicos, radioterapeutas, rehabilitadores, kinesiólogos y fonoaudiólogos". 

El manejo se realiza principalmente de manera quirúrgica y posteriormente con terapias adyuvantes como la radioterapia y quimioterapia

Cáncer de glándulas salivales

Tiene su origen en las tres glándulas salivales mayores: parótidas, submandibulares y sublingual, y su principal factor de riesgo es el tabaco"El 70 a 80% de los tumores en estas glándulas son lesiones benignas, pero el diagnóstico adecuado requiere la participación un equipo médico especializado, donde es necesaria la biopsia, antes de planificar el tratamiento", explica el especialista. 

Principales síntomas: 
  • Aumentos de volumen o nódulos
  • Dolor
  • Alteración de la motilidad (movimiento) de los músculos faciales
  • Aumento de tamaño en nódulos del cuello. 

"El tratamiento involucra a un equipo multidisciplinario, donde participamos cirujanos, oncólogos médicos y radioterapeutas, pero lo más importante es tener un diagnóstico adecuado, dado que hay más de 24 subtipos diferentes de tumores malignos en esta área", concluye el doctor Valdés. 

Doctor Luis Zanolli, otorrinolaringólogo

Principalmente está asociado al Virus del Papiloma Humano (VPH) –causante del cáncer cervicouterino, al consumo de tabaco y de alcohol. Afecta a la orofaringe, donde están las amígdalas, la base de la lengua, la parte posterior del paladar blando y la faringe posterior. 

 Síntomas que necesitan control con un especialista: 
  • Aumento o asimetría de las amígdalas
  • Molestias faríngeas persistentes
  • Masas cervicales que queden en el tiempo
Tratamientos
Prevención
  • No fumar
  • No beber alcohol de manera desmedida 
  • Vacuna contra el virus del Papiloma Humano. "Afortunadamente, en la actualidad el Programa Nacional de Vacunación Ministerial ha incorporado la vacunación, tanto de hombres como de mujeres, para el VPH", explica el doctor.

Doctor Luis Zanolli, otorrinolaringólogo

Entre sus funciones, la laringe sirve para hablar. En ella están las cuerdas vocales, que se pueden ver afectadas por este cáncer. "Produce una profunda alteración en la persona. Nosotros somos seres sociables y necesitamos hablar, por lo que cualquier problema relacionado a la laringe va a generar un gran impacto en nuestro desarrollo", dice el doctor Zanolli. 

Su aparición está relacionada al consumo de tabaco y cualquier disfonía en pacientes mayores de 40 años, que tenga o no factores de riesgo, debe ser motivo de consulta. 

Tratamientos
  • Cirugía láser
  • Radioterapia 
  • Ambos, en estados iniciales de la enfermedad, son muy efectivos. 
  • Quimioterapia: En combinación con radioterapia es efectiva para casos avanzados. 
  • Cirugía abierta: Puede ser parcial o total y ocurre en cánceres aún más agresivo, donde ya no se puede conservar la función del órgano. Luego de ella, el paciente debe rehabilitarse desde el punto de vista fonatorio. 

"En los tratamientos iniciales, o sea, de un enfermo que se pesquisó precozmente, la curación es cercana al 100%, siendo súper importante en el futuro, abandonar el hábito tabáquico y continuar con sus controles periódicos", concluye el doctor.

Doctor Daniel Rappoport, cirujano.

"Son cualquier aumento de volumen que haya de los tejidos blandos en el cuerpo: piel, grasa, músculos. Y lo importante es saber cuándo debemos consultar”, dice el doctor.  

Entre los tumores benignos, que son la gran mayoría, están los lipomas, quistes, angiomas y osteomas. Aquí se presenta un aumento de volumen en las partes blandas, sin dolor y que no crece o lo hace de forma muy lenta. En estos casos se aconseja igualmente una consulta de manera no urgente. 

Por otro lado, están aquellos malignos (sarcomas de partes blandas), entre los que se encuentran: 

  • Liposarcoma (proviene de la grasa)
  • Rabdo o leiomiosarcoma (proveniente de músculos)
  • Angiosarcoma (proveniente de vasos)
  • Condrosarcoma (proveniente de cartílago)
  • Osteosarcoma (proveniente de huesos).

Estos crecen en forma rápida, con dolor y son duros.

Por otro lado, los linfonodos o ganglios linfáticos "están por todo nuestro cuerpo y son parte de nuestro sistema inmune. Las zonas donde se acumulan éstos –que son fácilmente palpables– son la región cervical, ambas axilas y la región inguinal", explica el doctor.

Si hay aumento en estas zonas puede ser porque los linfonodos han aumentado de tamaño, lo que ocurre por muchas causas. Una de ellas puede ser el cáncer, y se debe consultar cuando estos aumentos de volumen duran más de dos semanas, cuando son duros, tienen un crecimiento acelerado y producen dolor. 

Doctor Hugo Rojas, cirujano

Factores de riesgo más importantes:
  • Radiación ultravioleta: Exposición al sol, solarium y/o falta de uso de protección solar.
  • Tipo de piel: "Sabemos que los colorines y los rubios tienen mucho más riesgo de desarrollar un cáncer de piel que un moreno", especifica el doctor. 
  • Inmunodepresión: Por enfermedad o por uso de fármacos. 
Principales síntomas

“Desgraciadamente, la gran mayoría no produce ningún síntoma", dice el doctor Rojas. Por lo tanto, es importante estar atentos a las siguientes señales para consultar a tiempo: 

  • Heridas que no cicatricen
  • Picazón o comezón 
  • Aparición de un bulto, nódulo o tumor en la superficie o debajo de la piel 
  • Aparición de algunos lunares
  • Cambios en lunares: Crecimiento inesperado, cambio de color, varios colores, forma irregular, tamaño superior a 6 milímetros o variación de forma y tamaño en el tiempo. 
Tipos de cáncer de piel

No melanoma: "Corresponde a la gran mayoría, aproximadamente al 95% –o más– del total de estos cánceres", dice el doctor Rojas. 

A su vez, se dividen en cáncer basocelular, que es el más frecuente en este grupo (entre 75 a 80%). Se presenta en la cabeza o el cuello y en la nariz. "Tiene un buen pronóstico, tiene baja agresividad, pero, al ser tan frecuente, produce mucha morbilidad", dice el doctor.

En segundo lugar, está el cáncer espinocelular, que es menos frecuente y ocurre, por lo general, en pacientes mayores. Se localiza en las zonas expuestas al sol y en cicatrices previas. "Tiene un buen pronóstico, pero un rango pequeño de posibilidad de mortalidad porque puede dar metástasis", explica el especialista. 

Melanoma: Es menos frecuente (entre el 1 a 4% de los cánceres de piel), pero es el más riesgoso. "Su pronóstico depende de la profundidad de la lesión y por esto debemos hacer un diagnóstico precoz, para evitar que esta lesión crezca en profundidad"

Tratamiento y prevención:
  • Cirugía: Es el tratamiento más frecuente (más del 90%) y resuelve la mayoría de los casos.  
  • Si hay algunos cánceres más agresivos, se debe recurrir a radioterapia, quimioterapia o inmunoterapia.
Prevención
  • Evitar la radiación ultravioleta
  • No someterse al sol entre las 11 y las 16 horas
  • Protegerse: usar sombrero, sombrilla y bloqueador solar 
  • No ir al solarium
  • Control anual con un dermatólogo   
  • Autoexamen y consulta precoz

Doctor Felipe Capdeville, cirujano. 

Esta patología es más común en personas de edad media y mucho más frecuente en mujeres que en hombres. Afecta a la glándula tiroides, que está ubicada en el centro del cuello y, si bien, el 50% de la población posee nódulos tiroideos, no todos son cáncer. 

La mayoría de las veces es asintomático y se detecta como un hallazgo, cuando un paciente por alguna circunstancia, es sometido a una ecografía del cuello. 

"En los casos más avanzados, puede aparecer el nódulo a la vista o es posible palparlo por el propio paciente o por algún médico", explica el doctor Capdeville, que añade que cuando la enfermedad está aún más avanzada, hay aumento en el volumen de los ganglios. 

Diagnóstico

Por lo general se hace por medio de una ecografía tiroídea –examen indoloro y al que se puede someter cualquier persona– que diagnostica su presencia, si es más de uno y si hay algún otro nódulo asociado. 

Luego de que es diagnosticado el tumor tiroideo, de forma ambulatoria se realiza una biopsia, a través de una punción. Se puede hacer con anestesia local y es bien tolerada.  "Con esa información, el médico puede saber si el nódulo es benigno o es un cáncer de tiroides". 

Tratamiento

"Afortunadamente, en la actualidad, el pronóstico de esta enfermedad es bastante bueno, cuando es sometido a los tratamientos adecuados", dice el doctor. 

  • Cirugía: Consiste en sacar la glándula tiroidea de forma total o parcial, y eventualmente ganglios que estén asociados al cáncer o de los que haya sospecha de que estén contaminados por el tumor. La mayoría de los pacientes solo requiere este procedimiento para el que hay muchas tecnologías disponibles, como la cirugía tradicional, robótica o cirugía por un acceso transoral, en casos de cánceres pequeños. 
  • Yodo radioactivo: En caso de que se requiera, luego de la cirugía, se hace este tratamiento que tiene pocas complicaciones y que es para tumores más avanzados o con metástasis en algunas otras partes del cuerpo. 
  • Reposición hormonal: Se debe tomar una pastilla todos los días: equivalente a la hormona nativa. 
  • Observación: "En algunos casos muy seleccionados el tratamiento puede consistir en no operar y observar", explica el doctor. Esto puede ocurrir con tumores muy pequeños en alguna población de riesgo que no pueda someterse a cirugía. Se puede hacer porque muchos de estos tumores tienen un crecimiento lento. 

Centro de Cabeza, Cuello y Partes Blandas

Av. Manquehue 1410, piso 14.

MÁS INFORMACIÓN