Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cuando el dolor se transforma en enfermedad

Cuando el dolor se transforma en enfermedad

16/10/2020
3 min lectura

Compartir en:

El dolor es una experiencia sensorial desagradable asociada a un daño real o potencial, como resultado de una interacción entre estímulos físicos y el procesamiento de éstos por el sistema nervioso central.

En Chile, una de cada tres personas vive con algún tipo de dolor. Depresión, ansiedad y baja en la productividad en el trabajo, son algunas de las consecuencias que más preocupan a los especialistas.

Tipos de dolor

Existen dos tipos de dolor: agudo y crónico.

El dolor agudo aparece de repente, en respuesta a una enfermedad, lesión o inflamación y, en la mayoría de los casos, se quita con tratamiento. Mientras que, el dolor crónico, se mantiene en el tiempo y no desaparece, explica el doctor César Cárcamo, anestesiólogo de Clínica Alemana.

La Organización Mundial de la Salud ha actualizado la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) a una nueva versión, la CIE-11, donde el dolor crónico es catalogado como una enfermedad y no como un síntoma de otra enfermedad.

Al ser una enfermedad se clasifica como enfermedad primaria o secundaria, comenta el experto.

El dolor crónico primario se define como un dolor en una o más regiones anatómicas que:

  • Persiste o recurre por más de tres meses
  • Está asociado a una angustia emocional y/o discapacidad funcional significativa (interferencia en las actividades diarias y participación en roles sociales)
  • Los síntomas no son explicados por otro diagnóstico

Los síndromes dolorosos crónicos secundarios pueden aparecer inicialmente como un síntoma de otras enfermedades y con el tiempo seguir un curso crónico independiente de la enfermedad de base y transformarse en una enfermedad propiamente tal. 

Síntomas

De acuerdo con lo comentado por el especialista, “el síntoma clave es el dolor, si no hay dolor no se trata de la enfermedad de dolor crónico”. No obstante, se puede acompañar de otros síntomas vegetativos como:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Desmayos
  • Enrojecimiento y/o hinchazón de las partes afectadas
  • Síntomas que acompañan la enfermedad de base cuando son secundarios

Asimismo, el doctor Cárcamo comenta que “puede afectar a cualquier parte del cuerpo, y actualmente se clasifica de acuerdo con el lugar y/o los órganos involucrados”. Se clasifican en:

  • Cefaleas y dolor orofacial
  • Dolor músculoesquelético
  • Dolor neuropático central y periférico
  • Dolor visceral
  • Dolor por cáncer
  • Dolor generalizado

Por su parte, el doctor Mario Guerrero, anestesiólogo de Clínica Alemana, comenta que las patologías a las que se asocia son principalmente:

  • Lumbago
  • Osteoartritis de rodilla
  • Síndrome de hombro doloroso
  • Osteoartritis de cadera
  • Fibromialgia
  • Síndrome miofascial
  • Cervicalgia
  • Neuropatía diabética

Este problema se traduce en restricciones en la participación social y laboral, alteraciones cognitivas, emocionales y conductuales, con el consiguiente deterioro en la calidad de vida de los afectados.

En tanto, en el ámbito del trabajo, se demuestra que las licencias médicas por dolor crónico llegan a un 24% del total entregado. Esta cifra, expuesta por la Asociación Chilena para el Estudio del Dolor y Cuidados Paliativos (ACHED-CP), indica que:

  • 30% corresponde a trabajadores
  • 60 a 70% a mujeres
  • 46% a un grupo etario de 20 a 45 años

Alivio del dolor

No siempre se puede curar el dolor, pero hay muchas formas de tratarlo, dependiendo de la causa y tipo que se padezca.

En los dolores primarios, cuando se desconoce la causa que los provoca, el tratamiento consiste en cambiar o evitar los factores que lo desencadenan o incrementan, y tratamiento farmacológico específico según sea el tipo de dolor.

Habitualmente, se requiere de rehabilitación en el caso de los dolores crónicos musculoesqueléticos y viscerales, y psicoterapia y terapia psiquiátrica en los casos que el dolor crónico produzca ansiedad, trastornos adaptativos o depresión.

En ciertas ocasiones se utilizan analgésicos, sin embargo, a veces no son suficientes y requieren procedimientos intervencionales. Según explica el doctor Cárcamo, “estas son técnicas ablativas para la destrucción selectiva de los nervios que lo conducen”.

También se utilizan implantes de dispositivos para la administración continua de fármacos o para la estimulación eléctrica medular o de nervios periféricos. Este es un campo de gran innovación ya que “constantemente aparecen nuevos dispositivos de estimulación más pequeños, de mayor duración e incluso wireless. Clínica Alemana dispone de esta tecnología y de los profesionales para su instalación y seguimiento”, acota el especialista.

“Lo importante es detectar precozmente el dolor crónico y entregar el tratamiento específico que requiere, idealmente a nivel de la atención primaria de salud”, enfatiza el doctor Cárcamo.

alemanago_adulto

Alemana Go

Servicio de Telemedicina de Clínica Alemana, que te ofrece la opción de realizar una consulta médica online con nuestros especialistas

MÁS INFORMACIÓN