Diabetes: La clave está en prevenir

Diabetes: La clave está en prevenir

13/11/2020
2 min lectura

Compartir en:

La diabetes es una condición patológica crónica en la que se produce una hiperglicemia, es decir, un exceso de glucosa en sangre que conlleva un daño de los tejidos.

  • Habitualmente, la diabetes no presenta síntomas. Pero, si la glicemia se eleva a niveles muy altos, se produce:
  • Aumento de la frecuencia urinaria, ya que se elimina azúcar por la orina
  • Más sed
  • Pérdida de peso, a pesar de un aumento de la ingesta de comida

Tipos de diabetes

De acuerdo con lo comentado por la doctora Isabel Errázuriz, diabetóloga de Clínica Alemana, existen cuatro grupos de diabetes: tipo 1, tipo 2, gestacional y otros tipos de diabetes.

La diabetes tipo 1 es aquella en que hay un déficit en la producción de la hormona insulina por parte del páncreas. La insulina es la hormona que permite la entrada de la glucosa a los tejidos.

Mientras que la diabetes tipo 2 se caracteriza por la resistencia a la insulina, vale decir, por una menor efectividad de la insulina en los tejidos. Secundariamente, el páncreas produce más hormona, pero no es suficiente para evitar las elevaciones de glucosa en sangre.

Por su parte, la diabetes gestacional es la elevación de la glicemia durante el período del embarazo, secundario a cambios hormonales y que, habitualmente, revierte en el período post parto.

También hay otros tipos de diabetes donde se encuentran las secundarias a enfermedades del páncreas y diabetes secundarias a mutaciones genéticas. Estos tipos de diabetes son muy infrecuentes.

Causas y factores de riesgo

“La diabetes se desarrolla por el exceso de tejido adiposo secundario a una ingesta excesiva de calorías. Estas calorías pueden venir de cualquier fuente de nutrientes. Por otro lado, si ya se ha desarrollado diabetes, el consumo de azúcar va a elevar directamente los niveles de glucosa en sangre, requiriendo una mayor acción por parte de la insulina (ya sea nuestra insulina o eventualmente insulina inyectable) ", asegura la especialista .

La predisposición genética es una de las causas comunes para la diabetes tipo 1 y 2, siendo más fuerte en el segundo caso.

Para la diabetes tipo 2, los principales factores de riesgo son aquellos que inducen la presencia de resistencia a la insulina, tales como:

  • Exceso de peso
  • Dieta poco saludable
  • Sedentarismo

Además, la edad y la etnia latina también son factores predisponentes, explica la experta. “Algunos fármacos, en especial los corticoides, y ciertas enfermedades también pueden aumentar el riesgo de presentar resistencia a la insulina y eventualmente diabetes”, agrega. 

Prevención de la diabetes

“Los principales factores de riesgo para desarrollar una diabetes son modificables. Por lo tanto, una dieta saludable, con una adecuada distribución de carbohidratos, rica en fibra y baja en grasas saturadas nos ayudan a prevenir la aparición del sobrepeso y desarrollar resistencia a la insulina, que es la alteración subyacente de la diabetes tipo 2 ”, explica la doctora Errázuriz

“Además, la actividad física es fundamental. El ejercicio frecuente, de una intensidad moderada o más, permite que nuestra musculatura sea más sensible a la acción de la insulina y regula nuestros niveles de azúcar ”, agrega.  

Por su parte, la Sociedad Chilena de Diabetología (Sochidiab) hace una invitación en el Dia Mundial de la Diabetes a todos los pacientes a participar de manera activa en el manejo de su condición, informándose por medio de fuentes confiables.

Tratamientos

La dieta y el ejercicio siempre van a ser beneficiosos para los pacientes que son diagnosticados con diabetes. Mira a continuación alguno ejemplos de alimentos que tienen mayor o menor capacidad de incrementar los niveles de azúcar en la sangre:

NivelÍndice glucémicoTipos de alimentos
Alto

70 o +

  • Pan blanco
  • Hojuelas de maíz
  • Galletas de agua
  • Miel
  • Sandía
medio

56 - 69

  • Kiwi
  • Muesli
  • Arroz integral
  • Betarraga
  • Plátano
bajo

0 - 55

  • Avena integral
  • Leche
  • Yogur
  • Quinoa
  • Legumbres

En cuanto al manejo farmacológico, según la causa, se van a ofrecer distintos tratamientos.

En la diabetes tipo 1 o en la que se desarrolla secundariamente a una extracción del páncreas, por ejemplo, el tratamiento es la insulina, ya que hay que suplementar al paciente con la hormona que el páncreas dejó de producir, dice la diabetóloga.

Si la diabetes es tipo 2, es decir, hay resistencia a la insulina, se indican fármacos orales o inyectables que actúan en distintos niveles: aumenta la sensibilidad a la insulina, aumenta la secreción de insulina por parte del páncreas o aumento la pérdida de glucosa por parte del riñón. Si el paciente con diabetes tipo 2 no logra mantener las glicemias adecuadas a pesar de los fármacos no insulínicos, se puede asociar insulina subcutánea.