Enfermedad de Parkinson: opciones para vivir mejor

Enfermedad de Parkinson: opciones para vivir mejor

20/04/2020
2 min lectura

Compartir en:

Cuando se escucha hablar sobre la Enfermedad de Parkinson, lo primero que se viene a la mente son los temblores que manifiestan los pacientes que la padecen. Sin embargo, este trastorno neurodegenerativo conlleva otras dificultades como, rigidez en las extremidades, enlentecimiento de los movimientos, pérdida de control de los movimientos, problemas de equilibrio, dificultad para caminar, entre otros.

Se trata de un cuadro crónico, que se inicia generalmente entre los 50 y 60 años –aunque hay pacientes en que se da de forma mucho más prematura–, y que avanza lentamente. Afecta las redes neuronales del control del movimiento involuntario en el cerebro, en particular en estructuras profundas, con la pérdida de neuronas que producen la dopamina.

La Enfermedad de Parkinson no tiene una terapia curativa, por lo que su tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas, para lo que debe haber un manejo integral que incluya, además de un tratamiento farmacológico, una nutrición equilibrada y una rutina de ejercicios entre otras acciones que contribuyan a mejorar la calidad de vida de quienes la padecen.

Adelantos en neurocirugía

La cirugía de estimulación cerebral profunda está considerada como un estándar terapéutico para algunos pacientes bien seleccionados, con Enfermedad de Parkinson, tanto por la autoridad  sanitaria de EE.UU. (FDA) y la Europea (EMA). Tras ser sometidos a un estricto protocolo de selección, quienes califiquen pueden ser sometidos a este procedimento que, si bien no sana la enfermedad, sí les aporta mayor independencia.

El doctor Felipe Valdivia, jefe del Servicio de Neurocirugía de Clínica Alemana, explica que cuentan con estrictos protocolos de evaluación previos a la cirugía, lo cuales se tratan por un equipo multidisciplinario integrado por neurocirujanos, neurólogos, psicólogos, neurorradiólogos y anestesistas. El especialista recalca la importancia de seleccionar adecuadamente a los pacientes, ya que deben ser personas con Enfermedad de Parkinson, sin daño cognitivo, con predominio de fluctuaciones motoras y discinesias (movimientos anormales e incontrolados), y que soporten la suspensión de medicamentos (levodopa).

¿En qué consiste?

En concreto, en esta cirugía se instalan electrodos en una zona del cerebro que permiten una estimulación eléctrica continua, que se asemeja a un marcapaso, y que controla los síntomas de la Enfermedad de Parkinson.

Se realiza con sedación y anestesia local para que el paciente, despierto en algunas etapas de la intervención, contribuya toda vez que se estimulan diferentes zonas para analizar su respuesta en relación a rigidez, temblor y movilidad, así como para ver posibles efectos secundarios. Para esto se usa una técnica de precisión como la Estereotaxia guiado por Resonancia Magnética. Electrodos que van conectados a un sistema de registro de excitación de grupos neuronales cerebrales (monitoreo neurofisiológico con microregistro) por medio del cual se sabe el lugar exacto donde se llega.

Logros post cirugía

Los resultados son inmediatos y se traducen en la disminución de las fluctuaciones motoras, de la rigidez, de los temblores, y de las discinesias. También se logra reducir considerablemente el consumo de fármacos a 6 meses plazo. Requiere un tiempo (1 mes aproximadamente) para llegar a la configuración de cada caso particular, en relación a los parámetros de estimulación y la “modulación” de su respuesta.

Los equipos de uso actual, permiten hacer Resonancia Magnética y son recargables, no siendo necesario pensar en una nueva intervención para su cambio de batería, en por lo menos 10 años. Sin embargo, el especialista precisa que “si bien la cirugía logra reducir los síntomas, no es un tratamiento curativo por lo que es muy importante que el paciente hable con su médico para que tenga expectativas claras y reales”.

 

Neurocirugía

Especialidad quirúrgica que atiende a niños y adultos, resuelve enfermedades que afectan el cerebro

MÁS INFORMACIÓN