Recién nacidos: ¿Qué exámenes le hacen a mi hijo?

Recién nacidos: ¿Qué exámenes le hacen a mi hijo?

27/05/2021
2 min lectura

Compartir en:

No hay descanso para los recién nacidos.  Además de la novedad que implica “llegar al mundo”, en cuanto nace un niño, es necesario evaluar su adaptación al medio externo, ya que aproximadamente un 10% de ellos requiere algún tipo de ayuda para esta transición.

Por esto, un equipo médico especializado, liderado por un pediatra neonatólogo, le realiza una serie de exámenes para evaluar su estado físico y cómo ha sido el cambio desde el vientre materno al mundo exterior.

“Los estudios de tamizaje se realizan para pesquisar ciertas enfermedades que pueden estar presentes en el recién nacido y que aún no se manifiestan clínicamente. La detección precoz de estas patologías tiene el objetivo de reducir las complicaciones derivadas de las mismas”, explica la doctora Beatriz Milet, neonatóloga de Clínica Alemana.

Para determinar la adaptación a este nuevo medio, el equipo médico realiza una evaluación de la vitalidad que consiste en la aplicación del Test de Apgar. Esta es la primera prueba que se les hace en la vida, y es una evaluación simple de la vitalidad con que nace: “Consiste en la valoración de una escala de puntuación que va de 1 a 10 que se aplica al minuto de vida y, luego, a los cinco minutos. Es sencilla y considera cinco parámetros: frecuencia cardiaca, respiración, tono muscular, respuesta refleja y color del recién nacido”, asegura la doctora Ximena Solivelles, neonatóloga de Clínica Alemana.

Agrega que a pesar de ser un test bastante básico, y que su puntuación puede estar influida por múltiples factores, tiene la ventaja de ser de conocimiento universal y permitir tener una referencia de cómo nació el niño.

Así, por ejemplo, si nace vigoroso, llorando y rosado, el puntaje del Test de Apgar estará cercano al máximo (se considera normal entre 7 y 10 puntos) y se favorece el contacto con la madre desde los primeros minutos de vida, ya que ha esperado nueve meses para conocerlo. Pero si se detecta que el niño necesita atención, ésta debe ser inmediata.

Después de efectuar esta prueba, el pediatra realiza la atención inmediata del neonato, liga el cordón umbilical, aspira las secreciones y realiza un completo examen físico que incluye control de:

  • Peso.
  • Talla.
  • Signos vitales, observando la adaptación a su nueva condición.
  • También se toma una muestra de sangre de cordón para determinar el grupo sanguíneo.

Luego de estas pruebas, el neonatólogo establece si el niño está en condiciones de ir con su madre a tomar pecho lo antes posible o si requiere más observación, monitorización o algún estudio especial.

Desde el segundo día de vida en adelante, se toma un examen de sangre llamado perfil metabólico del recién nacido. Es una prueba de screening, es decir, se toma a todos los niños y, en Chile, es norma del Ministerio de Salud para detectar dos enfermedades poco comunes: hipotiroidismo congénito y fenilquetonuria, explica la doctora Milet.

Adicionalmente, en Clínica Alemana realizamos la detección de cardiopatías congénitas graves mediante la medición de saturación de oxígeno, ofrecemos el estudio genometabólico ampliado y un tamizaje auditivo.

De esta forma, buscamos detectar enfermedades con complicaciones graves que si no son detectadas precozmente, pueden impactar negativamente en el tratamiento y pronóstico del recién nacido. Entre ellas se encuentran:

Cuando no todo sale como esperamos

Generalmente, la llegada al mundo es una transición que ocurre en forma normal, pero si no es así, las intervenciones para ayudar a esta adaptación son cruciales y deben otorgarse durante los primeros minutos de vida: “Frecuentemente, el neonatólogo sabe si deberá enfrentar alguna malformación o condición adversa y se prepara para eso, pero aún así nos podemos encontrar con problemas inesperados o que se producen en el momento del parto mismo que deben ser manejados por neonatólogos y personal capacitado de acuerdo al grado de emergencia. La atención oportuna que requiere asistencia médica puede determinar la condición futura del niño”, afirma la doctora Solivelles.

Por ejemplo, cuando un recién nacido necesita reanimación neonatal. En este caso, se solicita análisis de gases en sangre del cordón umbilical, que lo puede obtener el médico o la matrona, y aporta información sobre la oxigenación del niño en momentos previos al parto. El resultado se puede tener en un par de minutos si se dispone de la tecnología necesaria.

En Clínica Alemana siempre hay un neonatólogo calificado en todos los partos. Si es gemelar, habrá uno para cada niño, por si ambos recién nacidos necesitan atención avanzada.

Neonatología

El mejor equipo de neonatólogos con diferentes áreas de especialización.

MÁS INFORMACIÓN