Suplementos vitamínicos: riesgos y beneficios

Suplementos vitamínicos: riesgos y beneficios

19/11/2021
2 min lectura

Compartir en:

Las vitaminas son compuestos químicos orgánicos, vale decir, que están presentes en la naturaleza y son esenciales en pequeñas cantidades para una persona sana. Por esto, es necesario consumirlas para prevenir su carencia, explica el doctor Francisco Ibarra, internista y especialista en medicina preventiva de Clínica Alemana.

Asimismo, agrega que la única vitamina que puede ser sólo parcialmente sintetizada por el ser humano es la vitamina D, todas las otras necesitan ser ingeridas en la dieta.

Déficit de vitaminas

La deficiencia de varias vitaminas se ha asociado a un sin número de condiciones relevantes como:

  • Ateromatosis.
  • Cáncer.
  • Osteoporosis.
  • Entre otras.

Las condiciones que aumentan el déficit de vitaminas son variadas. Entre ellas, el especialista reconoce que la dieta occidental afecta mucho más de lo que podríamos imaginar. Asimismo, agrega que esto es particularmente más frecuente en ciertos grupos como:

  • Adultos mayores.
  • Mujeres embarazadas.
  • Personas que consumen alcohol de forma frecuente o moderada.
  • Pacientes con mal estado nutricional, ya sea por enfermedad, secundario a dietas extremas prolongadas o exclusión de alimentos por alergias.
  • Pacientes en hemodiálisis.
  • Entre otros.

“El problema es más profundo aún, considerando que todavía no existe suficiente información para estandarizar los niveles óptimos de cada vitamina. Por tanto, establecer claramente donde comienza una deficiencia o no se vuelve una tarea difícil”, comenta el doctor Ibarra.

Uso preventivo de vitaminas

“El uso preventivo de vitaminas en adultos sanos no está bien determinado, aunque debemos decir que el tipo de investigación al respecto no es de la mejor calidad, por lo que es posible que en el futuro tengamos respuestas más concretas sobre esto”, explica el especialista.

Tal es el caso de la vitamina D que, a pesar de su fama, los estudios científicos aún no han logrado demostrar fehacientemente su potencial beneficio descrito sobre el riesgo de muerte en general, o sobre enfermedades crónicas, infecciones, enfermedades autoinmunes, enfermedades cardiovasculares y metabólicas, dice el experto.

Además, es importante considerar que es posible alcanzar niveles tóxicos con ciertas vitaminas, como con el uso inadecuado de vitamina D o C. “Más conflictivo aún es que existen reportes que asocian la suplementación de carotenoides (vitamina A) con el riesgo de cáncer pulmonar, especialmente en hombres fumadores. Esta y otras razones (junto a la ausencia de beneficio) son potentes para no recomendar la automedicación o el uso irracional de polivitamínicos especialmente en adultos sanos”, enfatiza el doctor Ibarra.  

¿Cuándo suplementar?

La recomendación del especialista es llevar una alimentación saludable que te permita alcanzar tus requerimientos vitamínicos. Sin embargo, siendo realistas esto no siempre es posible. Por tanto, puede ser que en algún momento de la vida requieras suplementación de vitaminas, pero el doctor Ibarra acentúa que estas siempre deben ser indicadas por un especialista.

Además, no debes olvidar que la suplementación no reemplaza una dieta saludable, ya que, “los alimentos ricos en vitaminas también suelen ser ricos en minerales, fibra y otros fitoquímicos que finalmente nos ayudan a prevenir cáncer, enfermedad cardiovascular, diabetes u osteoporosis”, dice el experto.

Y agrega que “es difícil reemplazar a la naturaleza en la perfección del equilibrio del aporte de nutrientes; un buen ejemplo de ello ocurre con el balance de los distintos tipos de ácidos omega 3, que es una de las razones por la cual su suplementación no sirve, pero sí comerlos naturalmente en nuestras dietas”.

Recomendaciones generales

  1. Usa suplementos que estén chequeados por el Instituto de Salud Pública, para que garantice su pureza y calidad.
  2. Evita las mega dosis. Tu suplemento no debe proporcionar más del 100% de la dosis diaria recomendada, a menos que tu médico experto recomiende otra cosa en situaciones seleccionadas.
  3. Evita mezclas, especialmente con hierbas, enzimas, aminoácidos u otros ingredientes inusuales que suelen no agregar beneficio, sólo costos e interacciones.
  4. Siempre chequea la fecha de expiración y mantenlos en el lugar adecuado según especifique el fabricante.
  5. Pregunta al experto sobre suplementos que podría requerir y por cuánto tiempo, pero evita la automedicación.

Medicina Preventiva

Dedicada a detectar tempranamente factores de riesgo de aquellas enfermedades más relevantes en Chile y el mundo.

Más información