Virus respiratorio sincicial y bronquiolitis aguda

Virus respiratorio sincicial y bronquiolitis aguda

13/06/2022
2 min lectura

Compartir en:

El virus respiratorio sincicial es el principal responsable que un niño menor de 2 años desarrolle una bronquiolitis aguda.

La bronquiolitis aguda es la infección del tracto respiratorio inferior más frecuente en la infancia. El virus respiratorio sincicial es el principal virus responsable de ello y su circulación ocurre preferentemente, durante los meses de invierno.

De los niños que sufren la infección por este virus, el 90 % desarrolla un resfrío común, y solo el 10-12 % desarrollarán la bronquiolitis aguda. Afortunadamente, solo el 2-3 % serán hospitalizados, explica el doctor Luis Enrique Vega, pediatra broncopulmonar de Clínica Alemana.

¿Qué es la bronquiolitis aguda?

“La bronquiolitis aguda es la inflamación aguda de la pared de los bronquiolos, lo cual genera una obstrucción al flujo de aire y la presencia de tapones mucosos. Esto hace que la eficiencia del pulmón para intercambiar oxígeno se vea afectada”, dice el doctor Luis Enrique Vega.

Siempre es de causa viral, siendo el virus respiratorio sincicial el responsable en casi el 75- 80 % de las veces. Otros virus como el rinovirus, bocavirus, metapneurovirus, enterovirus, adenovirus, coronavirus e influenza tienen menor prevalencia.

La transmisión del virus respiratorio sincicial entre humanos es elevada a través de las manos y de objetos inertes, donde permanece viable durante 8 a 10 horas. Por eso, para prevenir su contagio, la mejor estrategia es el lavado de manos, el aislamiento y el manejo de secreciones.

Síntomas del virus respiratorio sincicial

Los primeros contagios en los bebés son los más importantes, ya podrían predisponer una condición alérgica. Es por eso que debes prestar especial atención a los síntomas del virus respiratorio sincicial:

Infografía niño enfermo con Rinorrea clara y congestión nasal. Rechazo alimentario. Fiebre baja. Malestar y decaimiento. Tos seca. Respiración rápida. Silbido de pecho cuando el virus alcanza el bronquiolo	Infografía niño enfermo con Rinorrea clara y congestión nasal. Rechazo alimentario. Fiebre baja. Malestar y decaimiento. Tos seca. Respiración rápida. Silbido de pecho cuando el virus alcanza el bronquiolo

Conoce desde ya las alternativas de atención que tenemos para tu hijo o hija, y ten en cuenta que en algunos menores de 3 meses el único síntoma puede ser la apnea –pausa respiratoria–, lo cual es un síntoma grave y no obedece a la congestión nasal.

Respecto de cómo evoluciona el virus, los primeros 2 o 3 días hay una infección respiratoria inespecífica igual que el resfrío común. El 4º, 5º día es el más grave y puede haber aumento de la frecuencia respiratoria.

La resolución completa de síntomas puede ser en 2 a 3 semanas. Y, si el niño o niña ha sido hospitalizado, se espera una recuperación lenta en 2 a 3 meses.

Tratamiento del virus respiratorio sincicial

Vistos los síntomas del virus respiratorio sincicial, el diagnóstico es clínico, es decir, no se necesita de exámenes o imágenes.

No existe un tratamiento específico para el virus respiratorio sincicial que acorte síntomas o cambie la evolución, explica el doctor Luis Enrique Vega. El tratamiento es de soporte y consiste en:

  • Aspirar o descongestionar la fosa nasal, para asegurar una correcta ventilación y oxigenación.
  • Asegurar un buen volumen de hidratación y alimentación, según la edad y peso del niño.
  • Manejo de la temperatura, dolor y malestar general.

“El pronóstico de la enfermedad es bueno, aunque la recuperación es lenta. El seguimiento es importante porque algunos pacientes pueden desarrollar asma, pérdida de función pulmonar, bronquitis aguda recurrente y alergias”, explica el pediatra broncopulmonar de Clínica Alemana.

¿Cuándo llevar a Urgencia a tu bebé?

El doctor Luis Enrique Vega es enfático al afirmar que debes ir al Servicio de Urgencia y solicitar una evaluación médica en forma temprana para tu hija o hijo frente a estas señales:

  • Dificultad para alimentarlo.
  • Respiración muy rápida o ruidosa, especialmente en los menores de 6 meses.
  • Silbido de pecho audible.
  • Hundimiento de las costillas.
  • Somnolencia.
  • Coloración azul de la piel.