Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Anafilaxia: Alergia extrema

Anafilaxia: Alergia extrema

14/02/2011
1 min lectura

Compartir en:

Algunas personas deben evitar a toda costa que les pique una abeja. Otros no pueden ni mirar algunos mariscos. También hay quienes deben avisar siempre que no pueden tomar ciertos medicamentos. Todo esto por tener una alergia tan exagerada, llamada anafilaxia que, de desencadenarse, puede desencadenar graves consecuencias.

Esta es una reacción que compromete diferentes partes del cuerpo, como el sistema cardiovascular -en el que se produce vasodilatación y cae la presión arterial-, y las vías respiratorias, donde se da edema y broncoconstricción, lo que puede derivar en una asfixia. Asimismo, puede causar urticaria e hinchazón de párpados o labios. En casos extremos, la persona puede caer en un shock anafiláctico.

¿Qué es lo que más desencadena anafilaxia?

  • Picaduras de insecto: El veneno de abejas, avispas y hormigas.

  • Medicamentos: Antibióticos (penicilina) y antiinflamatorios.

  • Látex: Contenido en muchos productos, el látex puede causar reacciones graves, sobre todo al entrar en contacto con zonas internas del cuerpo y con áreas húmedas. Por eso, por ejemplo, una persona alérgica al látex, si va a ser operada, debe advertirlo para que el quirófano quede completamente libre de látex.

  • Es importante saber que hay algunas frutas que tienen reactividad cruzada con el látex. Esto es conocido como síndrome látex-fruta

¿Qué hacer cuando se tiene alergias extremas?

  • Informarle a los más cercanos para que estén atentos a los síntomas y, por ejemplo, en una urgencia médica no administren un fármaco al que se le tenga alergia.

  • Llevar en la billetera o en una pulsera la información sobre las alergias que se tienen.

  • Estar atento a los alergenos que puedan afectar. Por ejemplo, al ir a un restaurante, advertir que se es alérgico a determinado alimento.

  • Una persona con antecedentes de una alergia conocida, debe portar un autoinyector de epinefrina por si, inadvertidamente, toma contacto con el alergeno (por ejemplo, a través de una comida). También es útil si se está alejado de un centro asistencial.

* Este artículo fue realizado con la colaboración de la doctora Ana María Agar, inmunóloga de la Clínica Alemana.

Servicio de Alergia e Inmunología
Teléfono: 2101101