Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

La llegada de un hermano: Aprender a compartir el cariño

La llegada de un hermano: Aprender a compartir el cariño

28/01/2011
2 min lectura

Compartir en:

¡Que buena noticia para la familia recibir otro integrante! Sin embargo, puede ser que el hijo mayor sienta el nacimiento de un hermano como una amenaza, que le arrebatará el cariño de sus padres.

Al respecto, Sonia Castro, psicóloga infantil de Clínica Alemana, explica que las reacciones ante el nacimiento de un hermano dependen de la edad del niño y su temperamento.

Mientras más pequeño, puede que comprenda menos lo que está ocurriendo y, por lo tanto,acepte con mayor facilidad la llegada de un hermano, o bien si es bastante grande -9 y 10 años- puede entenderlo mejor y disfrutarlo.

La edad más crítica es entre los 3 y 4 años que es el periodo edípico porque se les hace más difícil asumir la existencia de otro que le quita la atención de su madre y padre. Asimismo, el temperamento -que se adquiere biológicamente- influye en que sea más fácil o difícil enfrentar esta situación al pequeño.

Por esta razón, es que en algunos niños se manifiestan regresiones como volver a hacerse pipí (enuresis secundaria) o, simplemente, quieren volver a tomar en mamadera.

La especialista enfatiza que “los celos, en mayor o menor grado, van a existir y es normal que sea así. No significa que el niño se egoísta o que esté mal. A nadie le gusta que le quiten algo y eso es lo que pasa en este periodo, ellos sienten que se les quita un espacio, la atención de los padres. Por lo que es esperable e incluso saludable que aparezcan”.

¿Cómo manejar esta situación?

La psicóloga infantil explica que los padres deben disminuir los celos, pero no eliminarlos, ya que es un sentimiento comprensible y hay que manifestarle al niño que se le entiende. Sin embargo, no por esto se debe permitir que el niñocanalice su rabia con su hermanito.

Para esto, hay que anticiparse al hecho y contarle claramente al niño que va a tener un hermano, explicarle que podrá jugar con él, pero que al principio hay que cuidarlo porque es chiquito.

Si el niño se pone celoso no hay que retarlo ni criticarlo sino entenderlo y entregarle seguridad, demostrándole explícitamente que es comprendido. Por ejemplo, se le puede decir: “sé que te da rabia… pero no puedes pegarle porque es chiquitito. Vamos a jugar, a mí me encanta estar contigo, eres más entretenido ya que podemos jugar y el bebé no”.

Mientras con más tranquilidad y seguridad se enfrente este periodo, el niño se va a calmar y no va a sentir que es desplazado. Solamente hay que explicarle que crece la familia y él es el hijo que se quiere desde antes que su hermano, pero que es tan importante para los padres como el bebé.

  • Es fundamental dedicarse exclusivamente al niño en su primera visita a la Clínica. Asimismo, es muy buena idea tener preparado algún regalo traído por el nuevo bebé para su hermanito mayor.
  • No se debe modificar su rutina diaria (evitar cambiarlo de dormitorio o inscribirlo en el jardín, estos cambios deben hacerse con anterioridad).
  • Al hermano mayor se le puede pedir ayuda en el cuidado del bebé, así se acercan y también se le hace sentir importante.
  • No fuerce situaciones que él no desee, cuando él lo crea conveniente se acercará solito para compartir con su hermano.
  • Es importante dedicarle todo el tiempo posible cuando no se tenga que cuidar al bebé.