Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Claves para alcanzar una longevidad saludable

Claves para alcanzar una longevidad saludable

30/09/2012
1 min lectura

Compartir en:

La vejez es un proceso natural del ser humano que no puede evitarse. No obstante, hay diversos factores que ayudan a sobrellevar de buena manera esta etapa de la vida como por ejemplo ser sociable, relajado, optimista y risueño, entre otras.

 

La longevidad saludable consiste en llegar a una edad avanzada en buenas condiciones de salud física y mental, es decir, sin enfermedades invalidantes, dolorosas o demenciantes. En el ser humano la expectativa de vida se estima en 120 años, pero todo depende de los genes individuales y de factores como el medio ambiente en el cual se desenvuelve, sus hábitos de vida y las enfermedades que contrae a lo largo de esta.

 

Para llegar a la tercera edad de manera saludable, el doctor Eric Blake, geriatra de Clínica Alemana, enfatiza en que se deben adoptar algunas medidas. “Hay que llevar una dieta sana, realizar actividad física toda la vida, evitar el consumo de tabaco, detectar precozmente enfermedades crónicas y cánceres que en etapas iniciales pueden ser asintomáticos y, también tener una actitud positiva frente a la vida”.

 

La doctora María Isabel Behrens, a cargo de la Unidad de Trastornos Cognitivos de Clínica Alemana, explica que “todas las personas pueden lograr una longevidad saludable, no obstante hay algunos factores genéticos que la favorecen, como por ejemplo, tener dos alelos de ApoE2 (transportador de lípidos en la sangre). Se ha determinado que estas personas son más sanas y viven más que aquellas que poseen combinaciones de los alelos 3 y 4”.

 

En el caso de la demencia, estudios han señalado que quienes tienen una mutación protectora en el gen APP (el gen precursor del beta amiloide que se acumula en la enfermedad de Alzheimer) llegan a edades avanzadas sin demencia”, enfatiza la especialista.

 

Respecto a quien tiene una mejor vejez, las mujeres, en diferentes culturas, viven cinco años más que los hombres. Las causas de esto no están totalmente claras. Puede deberse a que los varones llevan una vida más arriesgada y muestran mayores índices de consumo de tabaco y alcohol. Además, sus niveles de testosterona aumentan el colesterol malo, mientras que los estrógenos en la mujer incrementan el colesterol bueno. También se ha planteado recientemente que las mutaciones mitocondriales en los hombres se reparan menos eficientemente que en las mujeres.

 

Asimismo, el doctor Blake recalca que, para tener una buena calidad de vida en la vejez, es necesario prepararse toda la vida. En las edades juveniles se suelen cometer errores que lamentarán especialmente en la vejez, como comenzar a fumar, lesiones físicas producidas por violencia o accidentes, entre otros, lo que produce daños permanentes y secuelas en la vida adulta.

 

Pero la genética y el género no determinan todo, se puede tener un envejecimiento exitoso si la persona cuida su salud, mantiene proyectos vitales y se siente útil en su entorno; solo es cuestión de actitud.