Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cómo prevenir la enfermedad meningocócica

Cómo prevenir la enfermedad meningocócica

02/10/2012
1 min lectura

Compartir en:

Alarma y preocupación han generado los 80 casos de enfermedad meningocócica notificados en el país, en lo que va del año. Según los registros del Ministerio de Salud, el grupo más afectado por esta patología corresponde a niños menores de cuatro años, quienes registraron el 46% de los diagnósticos. En ellos, los serogrupos detectados fueron W-135, B y C.

El doctor Pablo Vial, infectólogo infantil y jefe del Vacunatorio de Clínica Alemana, hace un llamado a la calma, ya que no se trata de una epidemia, sino de un brote que se puede prevenir.

Actualmente, existe una vacuna antimeningocócica conjugada de polisacárido que permite protegerse contra la infección causada por los serotipos A, C, W 135 o Y. En septiembre pasado, por resolución del Instituto de Salud Pública, su uso se amplió a los menores de entre 9 y 23 meses, quienes deben recibir dos dosis con al menos tres meses de distancia. Antes de eso, la vacuna solo podía ser administrada a personas de entre 2 y 55 años. Sin embargo, su uso es solo reciente, ya que fue registrada este año.

En tanto, el Ministerio de Salud y su Departamento de Epidemiología están monitorizando la situación en forma detallada, con la ayuda de expertos en el tema, pero aún no ha recomendado el uso universal de la vacuna.

El doctor Vial sostiene que, pese a los beneficios que esta entrega, no es trascendental en este momento, porque los niños que no están vacunados también pueden protegerse de esta enfermedad. Para eso, recomienda:

•Ventilar ambientes con alta concentración de personas.
•Evitar el hacinamiento en casas y oficinas.
•Evitar la exposición activa o pasiva al humo de cigarro.
•Evitar el contacto con personas que presenten gripe o cuadros febriles.
•Lavar las manos constantemente.
•Cubrir la boca y la nariz al estornudar o toser.
•Evitar el intercambio de saliva a través de juguetes, vasos, mamaderas y chupetes, entre otros objetos.

Además, para diagnosticar a tiempo la enfermedad y, por ende, recibir oportuna y eficazmente un tratamiento, aconseja a los padres consultar precozmente en un centro asistencial, si el niño presenta:

•Fiebre y dolor de cabeza.
•Fiebre asociada a dolor o rigidez en el cuello o dolor para movilizar la cabeza.
•Fiebre asociada a náuseas y vómitos.
•Manchas en la piel de color rojo vinoso.

Para combatir este cuadro, existe un tratamiento antibiótico eficaz cuyos resultados son mejores mientras más temprano se determine.

 

 

 

 

Departamento de Pediatría

Teléfono: 2101015