Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cuando las amígdalas se infectan

Cuando las amígdalas se infectan

26/02/2012
1 min lectura

Compartir en:

Las amígdalas son formaciones de tejido linfático que se ubican en el tramo nasofaríngeo, al fondo del paladar, y constituyen una defensa frente a los agentes patógenos que penetran por vía oral. Sin embargo, en ocasiones, ellas también son víctimas de infecciones debido a la acción de bacterias o virus, cuando esto ocurre se habla de amigdalitis. Los cuadros bacterianos son provocados, generalmente, por el Streptococcus Beta Hemolítico Grupo A; y los episodios virales pueden ser consecuencias de la acción de distintos agentes como el adenovirus o la influenza.

¿Cómo se manifiesta?

El doctor Pablo Bravo Zehnder, otorrinolaringólogo de Clínica Alemana, explica que en el caso de las amigdalitis virales las señales suelen ser dolor de garganta (odinofagia), fiebre y, a veces, secreción nasal acuosa (coriza), carraspera y tos seca. En tanto, los cuadros bacterianos producen mucha odinofagia, temperatura alta, calofríos y decaimiento. Además, “las amígdalas se ven rojas con un exudado blanquecino sobre ellas”, agrega.

Estos cuadros pueden desarrollarse en cualquier persona, sin embargo, son más frecuentes en niños, quienes pueden presentar amigdalitis entre dos y tres veces al año.

¿Cuál es el tratamiento?

El doctor Bravo explica que la manera de enfrentar la enfermedad depende de su causa. De esta manera, las amigdalitis bacterianas requieren de antibióticos, y las virales se tratan con antiinflamatorios y reposo. “En este último caso, es importante observar la evolución del paciente, ya que a los tres o cuatro días debe evidenciar una mejoría. De lo contrario, puede desarrollar una sobreinfección que requiere de otro tratamiento”, explica el especialista.

La amigdalectomía: cuándo operar

Existen tres situaciones que indican que la mejor alternativa es extirpar las amígdalas:

  • Niños que tienen cinco o más cuadros de amigdalitis en el año, durante dos años seguidos.
  • Pacientes que presentan cuadros de absceso (colección de pus por atrás de las amígdalas), por segunda vez.
  • Niños con amígdalas muy grandes, las que en cada cuadro infeccioso producen obstrucción y causan apnea del sueño.

Servicio de Otorrinolaringología

Teléfono: 2101071