Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Dermatitis seborreica en bebés

Dermatitis seborreica en bebés

08/11/2012
1 min lectura

Compartir en:

Si un niño presenta, entre la segunda y décima semana de vida, sarpullido extraño en la piel y cabeza, no hay que asustarse, se trata de dermatitis seborreica una “alergia” común y pasajera que los recién nacidos desarrollan.

Es una afección cutánea en la que se inflaman las glándulas sebáceas de la piel. Se puede manifestar en distintas edades, principalmente en el periodo de recién nacido y en la adolescencia, cuando las hormonas sexuales estimulan el crecimiento de las glándulas y su producción de sebo.

La doctora Daniela Kramer, dermatóloga pediátrica de Clínica Alemana, explica que, “en recién nacidos las hormonas maternas de la leche estimulan las glándulas sebáceas del bebé, lo que puede producir, principalmente, una inflamación de la cara, cuero cabelludo y pliegues, y aspecto escamoso e irritado de la piel”.

Sus síntomas abarcan lesiones cutáneas en áreas grasosas, escamas que pueden ser blancas o amarillentas, grasosas y pegajosas; prurito y enrojecimiento leve.

La costra láctea es una forma de dermatitis seborreica localizada (en el cuero cabelludo), en general no inflamatoria y autorresolutiva (que no requiere de medicamentos para su resolución) y que puede prolongarse hasta los cuatro años. Asimismo, existen otras enfermedades con cuadro clínicos similares que se deben descartar como la dermatitis por hongos, la dermatitis atópica, la psoriasis, la histiocitosis de células de langerhans y algunas inmunodeficiencias primarias.

¿Cómo se trata?

En los casos no inflamatorios, el aseo frecuente con un shampoo suave es suficiente. Para ello, la especialista recomienda usar productos con ph ácido, hipoalergénicos y sin fragancias. Si esto no basta, se puede usar vaselina líquida con un algodón para ayudar a sacar las costras. En los casos más inflamatorios, un shampoo con ketoconazol o corticoides tópicos de baja potencia por pocos días puede ayudar a manejar el cuadro.

Otras medidas complementarias es que el niño use ropa 100% de algodón, lavada con jabón de barra blanco, y evitar los aceites emulsionados.

“Esta afección es temporal y dura hasta las 16 semanas de vida, aproximadamente. Si la inflamación persiste por mucho tiempo más, es necesario evaluar al lactante para descartar otra patología. En la mayoría de los casos evoluciona y es diagnosticado como una dermatitis atópica, la cual requeriere un tratamiento diferente guiado por un médico”, finaliza la doctora.

Servicio de Dermatología

Teléfono: 2101062