Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cómo elegir un protector solar para mi hijo

Cómo elegir un protector solar para mi hijo

13/10/2013
1 min lectura

Compartir en:

Comenzaron los meses de calor y sol, por lo que los cuidados a la piel deben extremarse. Los niños suelen ser especialmente vulnerables a los efectos del sol porque su piel es especialmente delicada y suelen pasar más tiempo realizando actividades al aire libre sin preocuparse mucho de usar protección ante los rayos ultravioletas.

La doctora Trinidad Hasbún, dermatóloga infantil de Clínica Alemana, aclara algunas dudas sobre cuáles es el protector más indicado y cómo usarlo.

¿Desde qué edad se debe comenzar a usar protector solar? ¿Por qué?
El uso de los protectores solares en niños se recomienda desde los seis meses de edad. Previo a eso, es importante evitar la exposición solar y tomar medidas físicas como el uso de gorro y sombrilla.

¿Qué características debe tener un protector solar para los niños?

Se recomiendan protectores físicos (pantallas solares) hasta el año de edad y después de eso pueden utilizarse fotoprotectores químicos (filtros solares) de amplio espectro (UVA y UVB), SPF 50+. Idealmente, deben ser resistentes al agua y libre de perfume. En adolescentes de piel grasa, se pueden utilizar fotoprotectores en gel.

¿Los niños pueden usar el mismo protector para cara y cuerpo?
Sí, pueden utilizar el mismo fotoprotector para cara y cuerpo, sin embargo, hay que tener especial cuidado con el rostro en niños de piel sensible o atópica, eligiendo productos especiales para estos casos.

¿Cómo se debe aplicar el protector solar?
Debe ser aplicado media hora antes de la exposición al sol, cubriendo todas las áreas expuestas y con una adecuada frecuencia de reaplicación (idealmente cada tres horas). En caso de no ser resistente al agua, se debe reaplicar en cuanto el niño salga de la piscina.

¿Qué otras medidas complementarias se deben tomar para proteger a los niños de los rayos UV?
Tal como se menciona anteriormente, es fundamental el uso de las medidas físicas (gorrito, sombrilla y ropa adecuada) y evitar la exposición en horarios “peak” (de 11:00 a 16:00 horas).