Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

En Clínica Alemana: exitosos tratamientos para várices

En Clínica Alemana: exitosos tratamientos para várices

23/07/2014
2 min lectura

Compartir en:



Pesadez y presión en las piernas, desgano, dolor al caminar y calambres nocturnos son algunos de los síntomas que manifiestan las personas con insuficiencia venosa, algo conocido comúnmente como várices y telangiectasias, entre otras. Actualmente, Clínica Alemana cuenta con la totalidad de las técnicas que permiten tratar en forma eficaz y mínimamente invasiva este problema.

 

Con el tiempo, las cirugías se han hecho cada vez menos invasivas, algo particularmente cierto en relación con las várices.

Antiguamente, las venas se extraían por medio de pequeñas incisiones, lo que ha sido reemplazado por técnicas de cateterismo en las cuales estos cortes son sustituidos por punciones a través de las cuales se introduce una fibra a la vena.

El doctor Víctor Bianchi, cirujano vascular y jefe del Departamento de Cirugía de la institución explica que con esta tecnología se puede realizar la intervención denominada safenectomía por termoablación, la cual consiste en eliminar la vena afectada aplicando calor desde su interior mediante la introducción de un catéter (acceso por punción).

Este procedimiento se realiza mediante energía, la cual puede ser generada por láser o radiofrecuencia. La diferencia entre ambas es un aspecto técnico que depende de las condiciones de cada paciente, ya que hay personas en que el resultado será mejor con una u otra, definiéndose la opción en un análisis caso a caso.
 

Con este procedimiento se puede tratar todo el sistema venoso dañado de una o ambas piernas en una sesión, pues al ser una energía térmica no tiene una dosis limitante, solo se deben tomar las medidas de protección de los tejidos vecinos.

El procedimiento se lleva a cabo con anestesia y monitorización, en un pabellón con ecografía intraoperatoria. La gran ventaja es que se logra una mayor certeza en lo realizado (al estar monitorizando con ecodoppler durante la cirugía) y puede ser ambulatorio.
 
El doctor Bianchi explica que el principal avance de esta técnica es que no solo logra un mejor resultado a largo plazo, sino que además se puede realizar en forma ambulatoria y evita los periodos de reposo, siendo necesario solo un par de días de actividades más livianas. El ejercicio se puede retomar desde el día siguiente a la cirugía, pero debe graduarse según las molestias en las piernas. Las primeras dos semanas se usan medias elásticas, pues ya no es necesario el uso prolongado de vendajes.
 
El especialista aclara que luego del procedimiento se pueden observar algunas equimosis (moretones) y áreas inflamadas en las zonas operadas. Los masajes reductivos pueden ayudar a disminuir estas molestias.
 
Además, el doctor Bianchi sostiene que la persona que se opera de várices una vez, puede requerir otra intervención, ya que lo que se hace es sellar (eliminar) venas ya alteradas, pero las otras venas remanentes pueden presentar el mismo problema.
 
En tanto, para las telangiectasias (arañas vasculares) se cuenta con las opciones de terapia mediante escleroterapia (microinyecciones), o bien, láser a través de la piel. Estas opciones también se realizan ambulatoriamente y permiten “borrar” adecuadamente la mayoría de las lesiones dérmicas visibles.
 
Es fundamental realizar una correcta evaluación clínica para saber qué tipo de vena se encuentra afectada y definir cuál es el mejor tratamiento para cada paciente. “En nuestro modelo de atención es primordial asegurar una evaluación independiente de cada caso, para lo que es necesaria una ecografía doppler efectuada por un radiólogo entrenado. Lo mismo para seleccionar la técnica que se va a llevar a cabo dentro de la variedad de opciones disponibles (láser o radiofrecuencia para várices, y escleroterapia o láser transdérmico para terapia de arañas vasculares)”, concluye.

Equipo de Cirugía Vascular Periférica