Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Rotura meniscal: una lesión habitual en el fútbol

Rotura meniscal: una lesión habitual en el fútbol

07/05/2014
1 min lectura

Compartir en:

 

El fútbol es un deporte que puede producir rotura de los meniscos, ya que sus jugadores deben hacer giros bruscos con el pie fijo en el suelo. Pero ¿qué es el menisco?, ¿cuál es su función? y ¿qué pasa si se lesiona? Estas son algunas de las interrogantes que el doctor Álvaro Ferrer, deportólogo y traumatólogo del Equipo de Rodilla de Clínica Alemana, responde a continuación.

El menisco es una estructura de fibrocartilago con forma de “C” que se ubica en la rodilla. Hay dos en cada rodilla, uno medial y otro lateral. Funciona como verdadero amortiguador entre el fémur y la tibia, protegiendo la articulación al distribuir y disipar las cargas, además de otras funciones como la nutrición del cartílago, la estabilidad articular y propiocepción o control motor de la extremidad.

Las lesiones meniscales pueden afectar a personas de cualquier edad. Por ejemplo, en los pacientes más jóvenes, donde este cartílago es bastante resistente y elástico, la rotura puede producirse por una importante torsión o giro de la rodilla.

En tanto, en las mayores que realizan algún deporte (sobre 40 años), el menisco es más débil, el tejido se degenera y es menos resistente, entonces se puede dañar con un traumatismo menor.

Habitualmente, la lesión meniscal con alteración degenerativa puede producirse sin causa aparente, y el paciente no recuerda un traumatismo específico.

¿Cómo se lesiona el menisco?
Este tipo de problemas son frecuentes en deportes donde la persona realiza giros bruscos o movimientos de rotación de la rodilla con el pie fijo en el suelo, o en posición de cuclillas, como fútbol o rugby.

Esto causa dolor, edema y algunas veces un bloqueo de la rodilla. La gravedad de la lesión depende del tipo y localización.

¿Cuál es el tratamiento de un menisco roto?
Las roturas meniscales con frecuencia deben ser operadas debido a los síntomas que produce. Las opciones de tratamiento son limitadas. En el pasado, era común remover el menisco entero, ya que no se conocían completamente sus funciones. Hoy, se ha documentado que la ausencia del menisco conduce a cambios degenerativos graves a mediano y largo plazo.

Los cirujanos ortopedistas han desarrollado técnicas especiales que permiten remover sólo aquella parte dañada o, si es posible, repararlo a través de mínimas incisiones, por medio de la artroscopia, técnica de cirugía mínimamente invasiva.

¿Cómo evoluciona la cirugía?

La mayoría de los pacientes requiere solo un día de hospitalización. La vuelta al trabajo depende de las demandas físicas de la persona, aunque la mayoría regresa a su actividad habitual en un periodo que va de una a cuatro semanas. Parte importante de los pacientes necesita un adecuado proceso de rehabilitación que dura de cuatro a ocho semanas, antes de volver a practicar actividad deportiva.