Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Aceite de coco: Tiene reales beneficios?

Aceite de coco: Tiene reales beneficios?

20/01/2015
1 min lectura

Compartir en:

Estimular la función inmune, equilibrar hormonas tiroídeas, curar de enfermedades cardiovasculares, cáncer y VIH, favorecer la baja de peso, mejorar la glicemia, mejorar el tránsito intestinal o aumentar el coeficiente intelectual, entre otros, son algunos de los beneficios que se le adjudican al aceite de coco.

Al respecto, Andrea Valenzuela, nutricionista de Clínica Alemana, explica que “lamentablemente no existe evidencia que demuestre lo saludable que es el aceite de coco”.

El aceite de coco extravirgen contiene 92% de grasas saturadas.Por lo tanto, la recomendación actual es que se debe limitar su consumo a no más del 7% de las grasas totales de la dieta o a no más del 10% de las calorías totales, ya que puede aumentar el riesgo de enfermedades al corazón, según la Sociedad Americana del Corazón (AHA) y las Guías Alimentarias de Estados Unidos 2010.

A diferencia de las grasas animales, los aceites tropicales, como el aceite de coco no contienen colesterol y son una mezcla inusual de ácidos grasos de cadena corta y media, además de antioxidantes, que puede ofrecer algunos beneficios para la salud que se deben investigar. Por estas razones se podría pensar que el aceite de coco es mejor o preferible a las grasas saturadas de origen animal.Sin embargo, algunos investigadores difieren de esta opinión, argumentando que estas últimas aportan proteínas de mejor calidad biológica que las grasas saturadas de origen vegetal.

La especialista asegura que lo que sí está claro es que el aceite de coco no es tan bueno como los aceites vegetales líquidos. “A pesar de que el aceite de coco es libre de colesterol, sigue siendo una grasa saturada y se debe limitar su consumo en la dieta”.

Cómo lo usan

El aceite de coco se utiliza en los alimentos procesados, ya que es relativamente barato y puede proporcionar textura crujiente a los alimentos. También tiene un alto punto de saturación que lo hace resistente a la oxidación y prolonga la conservación. Asimismo, es un aceite muy estable, no se oxida fácilmente, no se rancia ni produce sustancias químicas nocivas cuando se calienta.

Por estas características, muchas personas actualmente lo prefieren para cocinar o freír. Al respecto, la nutricionista explica que si habitualmente se cocina con mantequilla y esta se reemplaza por aceite de coco, probablemente el resultado sea más sano, pero si regularmente se cocina con aceite de oliva o canola, y se cambia por aceite de coco, no lo es'.