Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Centro del Sueño: el porqué de las pesadillas

Centro del Sueño: el porqué de las pesadillas

05/09/2015
1 min lectura

Compartir en:

Ser perseguido y no poder correr, querer salvar a un ser querido y caerse de un precipicio, son sueños recurrentes para algunas personas. Las pesadillas o malos sueños son contenidos negativos o desagradables de la actividad onírica, creados por el subconsciente. Aunque no está claro a qué edad comienzan, se sabe que en la etapa preescolar los niños ya las tienen.

Al igual que el resto de los sueños, aparecen en la segunda mitad de la noche, en la etapa REM (siglas inglesas de rapid eye movement), cuando los ojos se mueven con rapidez debajo de los párpados cerrados. En este periodo, el cerebro está muy activo, revisando las experiencias y nuevos conocimientos adquiridos.

El doctor Leonardo Serra, neurólogo del Centro del Sueño de Clínica Alemana, explica que “todos soñamos 4 o 5 veces por noche y el 75% de las ocasiones el contenido de nuestros sueños es de carácter negativo, y eso es normal porque la actividad onírica tiene que ver con la resolución de conflictos”, explica.

El especialista dice que las pesadillas se transforman en un problema solo cuando el contenido angustioso es demasiado intenso o repetitivo, o si se suele recordar todo lo que se sueña.

¿Cuándo preocuparse?

El especialista dice que las pesadillas se transforman en un problema solo cuando el contenido angustioso es demasiado intenso o repetitivo, o si se suele recordar todo lo que se sueña.

“Se debiera dormir de corrido y recordar tal vez solo el último sueño de la noche. De lo contrario, probablemente el sueño es muy superficial e interrumpido, y en ese caso se debe estudiar cuál es la causa de esa situación, ya que puede ser consecuencia de cuadros de ansiedad o estrés postraumático”, precisa.

El especialista explica que cuando las pesadillas afectan el buen dormir, pueden producir insomnio e iniciar un círculo vicioso, ya que esto repercute en la calidad de vida del día siguiente, lo que aumenta la ansiedad y, como consecuencia, se pueden perpetuar las pesadillas.

En estos casos, sostiene que se debe consultar al especialista, quien debe hacer una buena historia médica, revisar los medicamentos que puedan causar este fenómeno o enfermedades que puedan fraccionar el sueño, y con esta información, decidir si es necesaria una intervención con fármacos o con terapia psicológica.

Centro del Sueño