Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Niños: la verdad sobre la temida dislexia

Niños: la verdad sobre la temida dislexia

23/05/2015
2 min lectura

Compartir en:

¿A su hijo le cuesta leer, escribir y deletrear? Entonces, puede tener dislexia, discapacidad que afecta esas habilidades. Esta alteración no implica menor o mayor inteligencia, pero sí es posible que perjudique áreas de aprendizaje por no leer bien. También pueden estar relacionada a problemas con operaciones matemáticas (discalculia) y la memoria relacionada verbal.

Esta alteración no implica menor o mayor inteligencia, pero sí es posible que perjudique áreas de aprendizaje por no leer bien.

La dislexia es causada por alteraciones en la capacidad del cerebro localizada en la región visual, la que almacena la información sobre las imágenes. Es frecuente que se asocie a trastornos como déficit de atención y función ejecutiva (habilidad de planificar la resolución de un problema).

“El cerebro es lingüístico, no literario, es decir, está preparado para adquirir el lenguaje, pero la escritura como la conocemos —desarrollada por el hombre hace tres mil años— no tiene áreas específicas y, por lo tanto, debe aprovechar estructuras que no han sido diseñadas mediante la selección natural para la lectura. Entonces, ¿cómo es posible adquirir esta habilidad tan sofisticada? Se ha planteado que sería por reconversión neuronal, fenómeno que está dentro de la plasticidad cerebral”, explica el doctor Marcos Manríquez, neurólogo infantil de Clínica Alemana.

Este trastorno del aprendizaje de la lectura tiene causas hereditarias relacionadas al gen X, pero no existe el gen de la dislexia, sino que se da una combinación genética que determina más o menos la habilidad lectora. Asimismo, existen estudios que sostienen que quienes tienen este problema presentan alteraciones, tanto en la formación del cerebro como en su funcionamiento, lo que se puede comprobar mediante exámenes como resonancias funcionales, las que permiten observar que en estos niños se activan zonas distintas a las habituales.

Los preescolares que tienen dislexia suelen empezar a hablar más tarde, les cuesta aprender nuevas palabras y tienen dificultades para seguir instrucciones con muchos pasos. Una vez en el colegio, tienen problemas al leer palabras solas, al unir algunas con sus sonidos correspondientes, confunden palabras cortas y pueden dar vuelta las letras, como la “b” por la d”. Generalmente, les cuesta adquirir un segundo idioma.

¿Será dislexia?
No es necesario que un niño presente todos estos síntomas, pero si se dan algunos y, además, existen antecedentes familiares de esta alteración, es posible que se trate de dislexia. Para confirmarlo, es importante descartar otras posibles causas que puedan estar afectando el aprendizaje, como mala técnica escolar, exigencia inadecuada o problemas visuales o auditivos. Asimismo, es posible que exista un trastorno cognitivo, déficit atencional u otros problemas psiquiátricos o neurológicos.

Una vez descartado lo anterior, psicopedagogos o psicólogos expertos en la materia deben evaluar al niño a través de pruebas estandarizadas.

El manejo de este trastorno es psicopedagógico y consiste en enseñar técnicas que ayudan a alcanzar la habilidad necesaria para leer sin problemas. Generalmente, se comienza reforzando funciones básicas como identificar la izquierda y la derecha, y dominar la diferenciación de los símbolos. Una vez aprendido esto, se comienza a trabajar con la lectura.

Es un tratamiento a largo plazo, habitualmente con sesiones una a dos veces por semana, por uno o dos años. Es fundamental ser constante y apoyarlo para que no se desmotive. Algunas investigaciones confirman que un tratamiento intensivo y más temprano, tendría mejores resultados.

“Se ha visto en algunos casos un origen genético común con el déficit de atención y, cuando se presentan ambos trastornos, el manejo con fármacos para la concentración puede mejorar las habilidades de lectura”, dice el doctor Manríquez.

Si no se trata, puede provocar problemas en el colegio, incluso de comportamiento, pérdida de la autoestima y, si los problemas de lectura continúan, en la adultez, puede afectar el desempeño laboral.

Clínica Alemana de La Dehesa cuenta con el Centro del Niño, que alberga todas las especialidades de la pediatría. También entrega atención integral a niños y adolescentes con necesidades especiales, ya sea porque sufren de alguna enfermedad crónica o prolongada o tienen una condición que demanda una atención distinta.

Centro del Niño Clínica Alemana de La Dehesa
Av. José Alcalde Délano 12205, Lo Barnechea / Teléfono: (56) 22910 7000
Horario Atención: De lunes a viernes, de 8:00 a 20:00 hrs. Sábados, de 8:00 a 14:00 hrs.