Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Tomás Bayón y su exitosa experiencia con cirugía robótica

Cáncer de próstata

Tomás Bayón y su exitosa experiencia con cirugía robótica

07/06/2016
2 min lectura

Compartir en:

“La verdad no tenía muchos síntomas, solo percibí algunos cambios, como mayor urgencia para orinar, pero lo atribuía a un proceso normal de la edad, así que no le di mucha importancia”, recuerda Tomás Bayón, quien en octubre del año pasado fue operado con cirugía robótica de cáncer de próstata, enfermedad silenciosa que probablemente nunca hubiese sido detectada a tiempo si este profesional de 61 años no se hubiera realizado el chequeo prostático preventivo, control anual recomendado para todos los hombres mayores de 45.

Desde 2006, él iba a controles periódicos con el urólogo y se efectuaba el antígeno prostático, hábito que le salvó la vida, porque permitió que el tumor que tenía fuera diagnosticado y tratado oportunamente.

Por el contrario, cuando esta enfermedad es detectada en etapas avanzadas, el pronóstico es mucho menos alentador, ya que el diagnóstico tardío es una de las principales causas de la elevada cifra de defunciones por esta patología, que en Chile es responsable de la muerte de alrededor de dos mil hombres anualmente, según el informe Globocan 2012 de la Organización Mundial de la Salud.

Clínica Alemana realiza al año más de 100 robóticas por cáncer de próstata, las que están a cargo de un equipo especializado y consolidado en esta área.

Mayor seguridad y precisión

Al momento de la cirugía, el 21 de octubre de 2015, el tumor que tenía Tomás era de un volumen intermedio y estaba encapsulado, es decir, no había traspasado aún los límites de la próstata.

El doctor Marcelo Orvieto, urólogo a cargo del Equipo de Cirugía Robótica de Clínica Alemana, explica que “era un cáncer clínicamente significativo, que de no ser tratado podía seguir creciendo y dar metástasis a largo plazo”.

Cuando a Tomás le plantearon las posibilidades de operarse con cirugía tradicional o robótica, averiguó al respecto: “Me informé sobre cómo trabajaba el Robot Da Vinci, vi que era una especie de prolongación de las manos del médico y que le permitía una mejor visión, lo que sumado a otras características lo hace mucho más preciso y mínimamente invasivo”, explica.

Esto cobra especial importancia si se considera que uno de los principales riesgos de la cirugía de próstata es pasar a llevar estructuras vecinas, con secuelas como incontinencia urinaria o impotencia sexual.

Reducir la probabilidad de que esto ocurra, es precisamente una de las principales ventajas de la robótica, ya que otorga al cirujano una mayor percepción de la profundidad y detalles del campo operatorio, en comparación a la que se consigue con la cirugía abierta y laparoscópica tradicional. Además –agrega el especialista– el robot reproduce con 100% de certeza el movimiento de las manos, eliminando el temblor humano, lo que permite mayor exactitud en cada maniobra.

Una rápida recuperación

Respecto a la cirugía tradicional, la robótica disminuye el sangrado, minimiza el dolor postoperatorio y, de esta forma, permite que el paciente se vaya antes a su casa y retorne a sus actividades habituales. Además, al realizar incisiones pequeñas, se obtiene un resultado estético mejor.

Esa es la experiencia de Tomás, ya que a un poco más de seis meses de operado y luego de un periodo de recuperación paulatina, dice sentirse tal como estaba hace un año, sin ninguna molestia: “Todo ha sido muy rápido y hoy me siento muy bien, normal, mi calidad de vida no ha cambiado en nada”.

Avances en cáncer de próstata
Además de la cirugía robótica, Clínica Alemana cuenta con una serie de adelantos diagnósticos y terapéuticos como:

• Biopsia de próstata por fusión: software que integra imágenes de resonancia magnética (RNM) con las de ecotomografía para lograr mayor precisión en la toma de muestras de tejido.
• PET CT – PSMA: examen de imágenes que utiliza un nuevo fármaco radioactivo que permite descartar la presencia de cáncer fuera de la próstata.
• Radioterapia externa guiada por imágenes (IGRT) y braquiterapia: permite tratar el cáncer con gran exactitud, afectando menos a órganos vecinos, lo que es más efectivo.
• Quimioterapia avanzada y nuevas moléculas para pacientes con cáncer de próstata metastásico.

Servicio de Urología