Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Aftas: dolorosas e incómodas lesiones orales

Aftas: dolorosas e incómodas lesiones orales

10/04/2017
2 min lectura

Compartir en:

El afta es una úlcera oral recurrente, una lesión que aparece en el interior de la boca y provoca un intenso dolor. Su origen aún es desconocido, sin embargo, las investigaciones afirman que podría tratarse de una reacción inmunológica, es decir, que el propio organismo destruye el tejido.

De acuerdo con el odontólogo Eduardo Aguilera, 'el afta sería de etiología autoinmune, inmunológicamente mediada, de hecho, se ha visto anti-anticuerpos en sus bases superficiales. Eso significa que el organismo está reaccionando frente a sí mismo'.

Hay personas que son más susceptibles a producir aftas y, por lo tanto, responden con más facilidad a algunos agentes desencadenantes, como traumatismos (heridas, mordeduras), bacterias, alimentos cálidos (chocolates, nueces, maní, etc.) e incluso al estrés.

Suele confundirse con el herpes, sin embargo, ambas afecciones difieren en su origen y ubicación. El herpes es una lesión de origen viral que aparece habitualmente entre la mucosa y la piel de los labios, mientras que el afta no es causada por un virus y se presenta frecuentemente en la mucosa oral a nivel de los carrillos (mejilla interna), dorso de la lengua, encías y paladar blando.

Según el odontólogo, por lo general, 'la úlcera recurrente oral no surge en el paladar duro o en la cara ventral de la lengua, por lo tanto, cuando se ven lesiones en estas zonas hay que sospechar, porque puede tratarse de otra patología, como un cáncer, eritema multiforme, etc'.

Otra característica que diferencia a las aftas de otras enfermedades bucales es que su duración es de una o dos semanas y luego desaparecen en forma espontánea.

Aftas pequeñas y grandes

Existen tres clases de lesiones aftosas o úlceras recurrentes orales. La más común es el afta menor, que no supera los seis milímetros de diámetro. Pueden aparecer una o varias en diferentes regiones de la boca simultáneamente.

También están las aftas mayores, que tienen más de seis milímetros de diámetro y, generalmente, no se dan más de dos al mismo tiempo. Por último, existe la forma herpética de afta, que tiene una apariencia similar a un herpes, ya que es multiforme, es decir, erupciona en muchos puntitos, varias lesiones pequeñas que surgen en una zona localizada de la mucosa.

Con o sin tratamiento, el afta debe desaparecer en forma espontánea en un máximo de 14 días. Por lo tanto, los medicamentos solo tienen como fin tratar los síntomas, es decir, aliviar el dolor.

A lo largo del tiempo, han surgido diversos fármacos para combatir esta afección. Los más antiguos y conocidos son la miel de bórax y el azul de metileno. ¿Quién no anduvo alguna vez con la lengua y los dientes teñidos de un color morado intenso que no salía con nada? De acuerdo a Eduardo Aguilera, 'estos productos solo cubren la zona afectada para aislarla de elementos irritantes, pero su efecto terapéutico es escaso'.

Actualmente, para calmar el dolor se recetan anestésicos tópicos y se aconseja evitar el consumo de alimentos ácidos que irriten más la zona. También se recomienda usar antisépticos bucales, porque entre más bacterias en la boca tenga una persona con aftas, mayor será la irritación.

En caso de un afta mayor, además se indica la aplicación de corticoides localesque, si bien no mejoran la lesión, acortan su periodo de expresión. En el caso de las aftas herpéticas, si la zona afectada es muy amplia, también se recetacorticoides.

Equipo de Odontología