Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Piojos: los compañeros de clase más odiados

Piojos: los compañeros de clase más odiados

03/05/2017
2 min lectura

Compartir en:

Una constante picazón en la cabeza es el principal síntoma de la pediculosis, infestación en el cuero cabelludo del macroparásito Pediculus humanus capitis, más conocido como piojo.

Para detectarlo, es necesario revisar la cabeza cuidadosamente. El doctor Roberto Valdés, dermatólogo de Clínica Alemana, explica que pillar estos insectos -que miden de dos a tres milímetros de largo- no es común porque son muy pequeños y escurridizos, por lo que generalmente la presencia de sus huevos (liendres) es suficiente para diagnosticar pediculosis.

“Las liendres son tan diminutas que es crucial examinar con una buena iluminación y a veces con una lupa. Se debe tener especial atención en las raíces de los cabellos detrás de las orejas y la nuca”, dice el especialista.

El contagio se produce principalmente a través del contacto directo o por compartir ropa u otros objetos infestados, y no guarda relación con una mala higiene. “Los piojos no vuelan ni saltan. La forma de transmisión es por cercanía de cabezas y, ocasionalmente, pueden adquirirse por intermedio de elementos contaminados como peines o sombreros. Por lo tanto, la principal medida de prevención es usar pelo corto y, si es largo, mantenerlo tomado o trenzado, y no compartir ese tipo de artículos”, afirma el doctor Valdés.

Según el Instituto de Salud Pública, la pediculosis afecta a más de 15% de la población en general, y a más de un 30% de los niños en edad escolar.

Según el Instituto de Salud Pública, la pediculosis afecta a más de 15% de la población en general, y a más de un 30% de los niños en edad escolar. Esta prevalencia en los menores se debe a que, en los colegios, estos insectos ovíparos tienen mayor posibilidad de pasarse de una persona a otra, dado el nivel de proximidad entre los alumnos, por ejemplo, mientras juegan.

“Hoy en día la infestación de estos parásitos se encuentra tan extendida que no es raro observar muchos casos durante todo el año. Los establecimientos educacionales de cualquier tipo tienen una mayor tasa de contagio, desde un jardín infantil hasta las instituciones de pregrado, aunque el contagio se da con más preponderancia en preescolares y escolares de educación básica”, sostiene el dermatólogo.

Cuando en un curso hay un niño infestado con pediculosis muchas veces se les informa a los apoderados de la situación y algunos padres deciden dejar a su hijo en la casa para evitar que se contagie o el mismo colegio aplica reglas similares. “Es una medida atendible y no exagerada porque este cuadro es contagioso y cada establecimiento educacional tiene la responsabilidad de velar por la salud de los estudiantes, de hecho a veces es la única manera de estimular el tratamiento por parte de algunas familias”, dice el especialista.

Pasos del tratamiento

Si bien tener piojos es molesto y desagradable, no representa en sí un problema sanitario grave. Estos insectos no transmiten enfermedades, pero en pocos casos pueden provocar infecciones y contaminación de heridas en la cabeza por el constante rascado. Por ello, se recomienda comenzar el tratamiento en cuanto se sepa de la infestación.

Actualmente, en el mercado nacional existen 28 productos registrados como pediculicidas, pero el especialista recomienda preferir lociones que permanezcan en el cabello, ya que son más efectivas que otras sustancias temporales como champús. “Se deben usar productos insecticidas del orden piretroides, que son los más eficaces porque no se han encontrado en Chile parásitos resistentes a ellos. Se tienen que aplicar en pelo seco y es ideal dejarlos actuar la noche entera. Todo el grupo familiar debe hacerlo al mismo tiempo y repetirlo en siete días, de manera de asegurar un completo aniquilamiento”, describe el doctor Valdés.

Estos líquidos eliminan a los piojos adultos, pero no a las liendres. Por ello, se aconseja, además, remojar el cabello en agua con vinagre y luego aplicar una desparasitación mecánica, es decir, utilizar un peine metálico fino para retirarlas del pelo.

“Existen otras maneras de disminuir la cantidad de parásitos, como los tratamientos de aspiración por ejemplo, pero se recomiendan solo como una medida complementaria”, concluye el especialista.

¿Qué hacer?

NO

  • Usar pelo largo suelto
  • Tener contacto cabeza con cabeza
  • Compartir objetos personales como peines, toallas o gorras

  • Usar pelo corto o tomado
  • Revisar diariamente la cabeza
  • Lavar y desinfectar periódicamente elementos de uso personal como sábanas y ropa
Equipo de Dermatología