Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Pionera en Latinoamérica en técnica para tratar la pancreatitis aguda grave

Pionera en Latinoamérica en técnica para tratar la pancreatitis aguda grave

27/06/2017
1 min lectura

Compartir en:

Ya son doce los pacientes tratados exitosamente en Clínica Alemana con una innovadora técnica llamada drenaje transgástrico. A nivel nacional, el Servicio de Endoscopía Digestiva de esta institución es pionero en implementar este procedimiento para combatir la pancreatitis aguda grave.

El doctor Franco Orellana, cirujano experto en esta cirugía, explica que se trata de una novedosa intervención endoscópica que permite realizar una necrosectomía, es decir, retirar el tejido necrótico del páncreas, en este tipo de pacientes.

“Esto se logra al crear una comunicación entre el estómago y el área pre-pancreática con un nuevo stent metálico que se adhiere a esta zona, para así drenar el tejido muerto”, asegura el especialista.

Agrega que, hasta ahora, los pacientes con esta enfermedad debían realizarse una cirugía abierta y tenían una mortalidad cercana al 40%, sin embargo, con este innovador procedimiento el riesgo de muerte disminuye considerablemente.

Para implementar esta técnica en Clínica Alemana, integrantes del Servicio de Endoscopía Digestiva debieron especializarse en Europa en centros de excelencia.

Para implementar esta técnica en Clínica Alemana, integrantes del Servicio de Endoscopía Digestiva debieron especializarse en Europa en centros de excelencia.

¿Qué es la pancreatitis aguda grave?

El páncreas es un órgano localizado detrás del estómago que tiene como función principal producir las hormonas insulina y glucagón, además de enzimas necesarias para digerir los alimentos.

Lo normal es que estas últimas se activen al llegar al intestino delgado, sin embargo, en ocasiones esto ocurre dentro del páncreas y comienzan a digerir el tejido de la zona. Esto daña el órgano y sus vasos sanguíneos, lo que se denomina pancreatitis aguda, enfermedad que se manifiesta con síntomas como dolor e hinchazón, entre otros.

En la mayoría de los casos, estas manifestaciones desaparecen en una semana, pero en un 20% de los pacientes la enfermedad se convierte en potencialmente mortal, debido a que se necrosan los tejidos.