Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Una pequeña sobreviviente de tos convulsiva

Elena Franco:

Una pequeña sobreviviente de tos convulsiva

03/09/2017
2 min lectura

Compartir en:

Todo comenzó con un sonido extraño en la garganta y fiebre. Elena Franco, con poco más de un mes de vida, estaba presentando los primeros síntomas de coqueluche o tos convulsiva, una enfermedad infectocontagiosa, que en menores de cuatro meses, puede afectar gravemente los sistemas respiratorio y cardiaco.

Su madre, Carolina Chamorro, la llevó a los centros de salud de Chillán, donde viven, pero cuando los tratamientos intensivos convencionales -como ventilación mecánica- no dieron resultados, debieron trasladarse rápidamente a Santiago.

La doctora Isabel González, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica de Clínica Alemana, explica que apenas Elena llegó, en mayo de este año, debió ser conectada a ECMO (extracorporeal membrane oxygenation), equipo que se utiliza cuando existe falla respiratoria catastrófica con o sin compromiso cardiaco asociado.

Fue un caso extremadamente difícil, por la edad del paciente y el severo compromiso pulmonar y cardiaco que presentaba.

“Fue un caso extremadamente difícil, por la edad del paciente y el severo compromiso pulmonar y cardiaco que presentaba, que hacía dudar de su potencial de mejoría”, afirma la especialista.

Agrega que el ECMO es un procedimiento de alta complejidad que consiste en oxigenar la sangre fuera del cuerpo, y lo habitual es que los pacientes estén diez días conectados, pero Elena necesitó 26.

Cuando el coqueluche es grave, tiene una elevada mortalidad, incluso si se utiliza este equipo, ya que en estos casos la sobrevida es del 38%. Clínica Alemana cuenta con esta tecnología de punta, lo que lo ha convertido en un centro de derivación. De hecho, con Elena, son 27 los niños que han podido acceder a este complejo tratamiento en la institución.

Esta paciente presentó una neumonía extensa bilateral, insuficiencia renal aguda e hipertensión pulmonar grave, por lo que debió someterse a otras terapias de soporte vital, como diálisis durante 37 días y ventilación mecánica por 48. Por esta razón, se le otorgó un manejo multidisciplinario, que contempló especialidades como nefrología, infectología, radiología intervencional, neurología, cardiocirugía, cirugía infantil, entre otras.

“Mi hija estuvo muy grave, con un pronóstico desalentador, dado que son muy pocos los que sobreviven a esta enfermedad. A pesar de eso, siempre sentí el apoyo de todos los médicos, las enfermeras y auxiliares, que fueron muy cercanos y empáticos, y sobre todo profesionales y optimistas de que habría un buen resultado”, recuerda Carolina.

Sorprendente recuperación

Elena no solo sobrevivió, sino que además su recuperación ha sido exitosa y en un año más podría estar completamente sana.

La doctora González sostiene que “actualmente, no requiere oxígeno ni medicamentos especiales de tipo neurológico. Los pacientes de esta gravedad, que han requerido ECMO, pueden presentar secuelas neurológicas y respiratorias. Ella al principio no podía moverse por la intensa debilidad muscular que presentó después de todo el tiempo que estuvo sedada, sin embargo, recibió una potente neurorrehabilitación que logró que poco a poco fuera recuperando su movilidad y tono muscular”.

Hoy, debe tomar algunos fármacos para la presión que paulatinamente irán disminuyendo en sus dosis. Mientras tanto, asiste a controles médicos para revisar su evolución.

“Cuando supe que debía trasladar a mi hija a Santiago, no dudé en venir a Clínica Alemana, porque siempre he sabido que es la mejor, que tiene profesionales y equipamiento excelentes, y así lo comprobé. En definitiva, la atención que recibió Elena le salvó la vida. Hoy está mucho mejor y recuperándose de a poco cada día”, concluye Carolina.

La propuesta de vacuna contra tos convulsiva en embarazadas

Los casos más graves de coqueluche se presentan en lactantes menores de seis meses, edad en que son más vulnerables a la bacteria. Por ello, durante el segundo semestre de este año, el Ministerio de Salud planea incluir la vacuna Tdap contra la tos convulsiva, el tétano y la difteria, en el Plan de Inmunización Nacional en mujeres que estén en el último trimestre de embarazo.

El doctor Pablo Vial, jefe del Vacunatorio de Clínica Alemana, explica que “la vacuna induce la producción de anticuerpos en la mujer y estos pasan a través de la placenta, protegiendo a los lactantes durante los primeros meses de vida hasta que tengan dos o tres dosis que les permitan producir sus propias defensas. Así, la mayoría de las complicaciones y muertes podrían ser evitadas. Al mismo tiempo, la respuesta inmunológica protege a la madre y así se impide también que ella pueda ser fuente de infección para su recién nacido”.