Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cuidar la salud auditiva a cualquier edad

Cuidar la salud auditiva a cualquier edad

27/08/2019
2 min lectura

Compartir en:

El envejecimiento y la exposición crónica a ruidos fuertes podrían ocasionar patologías que disminuyen la capacidad de oír en forma total o parcial.

La incapacidad total o parcial para oír se llama hipoacusia y puede afectar a personas de cualquier edad, aunque prevalece en adultos mayores debido a la degeneración de las células sensoriales, a mayor exposición a ruidos fuertes se incrementa el riesgo de tener problemas auditivos a temprana edad.

Escuchar música, ver televisión, viajar en micro o en Metro, trabajar en un lugar bullicioso o simplemente transitar por la ciudad, son algunas de las situaciones cotidianas con las que las personas se enfrentan a diario y cuyos decibeles pueden afectar su salud.

“Actualmente se sabe que siete de cada diez personas están expuestas a niveles tóxicos de ruido en la vida diaria”, señala la otorrinolaringóloga de Clínica Alemana, doctora Loreto Carrasco, por lo que se debe tomar conciencia y cuidar los oídos.

Bajar el volumen es cuidar los oídos

Una pérdida de audición inducida por el ruido puede tardar mucho en ser detectada, sin embargo, hay acciones que se pueden realizar para evitarlo.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS 1.100 millones de jóvenes están en riesgo de perder audición por exponerse al ruido excesivo. Con ese dato en mente, es relevante poner atención principalmente a estos cuatro factores:

  1. Frecuencia con la que las personas se exponen a ruidos o música fuerte.
  2. Cercanía del oído con la fuente u origen del sonido.
  3. Intensidad del volumen.
  4. Antecedentes familiares de hipoacusia.

Claves de salud para evitar la hipoacusia

Una regla útil para cuidar la audición es la de 60/60. “Esto significa utilizar el aparato que se está escuchando a un 60% del nivel máximo de volumen y por un período que no supere los 60 minutos al día”, señala la doctora Loreto Carrasco.

Los audífonos también son clave en la protección de la audición. Respecto a esto, la otorrinolaringóloga explica que el modelo menos recomendado es del tipo que se inserta en el oído, y que suele venir incluido en la mayoría de aparatos electrónicos portátiles.

“Está comprobado que son más dañinos debido a que el sonido está más cerca de la membrana timpánica y , además,  no aíslan el ruido ambiente por lo que se tiende a subir el volumen para escuchar mejor la música”, aclara la especialista.
Por lo tanto, se recomiendan aquellos que van por sobre las orejas (tipo casco) y que aíslan el ruido ambiente, ya que con una intensidad más baja se logra escuchar bien.

También se recomienda evitar sonidos muy altos y que estén en contacto directo con el tímpano, o que sean muy extensos, en virtud de ello, la especialista indica:

  • Disminuir la cantidad de tiempo que se utilizan. Solo 15 minutos al día puede causar daño auditivo a largo plazo.
  • Evitar subir demasiado el volumen. Se recomienda no utilizarlo por sobre la mitad de la potencia que permite el dispositivo.

En cuanto al volumen, la otorrino asegura que, en general, las personas no deberían estar expuestas a más de 85 decibeles de ruido por ocho horas continuas. “En una discoteque la música bordea los 100 a 110 decibeles. Percibir durante 15 minutos ese nivel de ruido indiscutiblemente producirá daño en la audición”, explica la doctora.

Servicio de  otorrinolaringóloga de Clínica Alemana.

otorrinolaringologia

Servicio de Otorrinolaringología

Conoce nuestras áreas de trabajo y profesionales

Más Información