Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Jet lag: un trastorno que afecta a los viajeros

Jet lag: un trastorno que afecta a los viajeros

24/07/2019
2 min lectura

Compartir en:

Algunos de sus efectos son fatiga, somnolencia diurna, malestar general, dificultad para mantenerse alerta y problemas gastrointestinales.

El cuerpo tiene su propio reloj interno o ritmo circadiano, que le indica en qué momento permanecer despierto o dormir. El jet lag se produce cuando se llega al destino porque el ciclo biológico está todavía sincronizado al huso horario del punto de origen.

La doctora Victoria Mery, neuróloga del Centro del Sueño de Clínica Alemana explica que “cuando uno viaja a otro lugar a un horario distinto se producen síntomas que afectan biológicamente y a nivel funcional al paciente”.

Síntomas del Jet lag

Algunos indicadores que evidencian este trastorno del sueño son:

  • Fatiga
  • Insomnio
  • Despertar precoz
  • Somnolencia durante el día
  • Problemas estomacales, estreñimiento o diarrea
  • Sensación general de malestar y pérdida de concentración.

Efectos que se traducen en consecuencias negativas al ejecutar ciertas acciones  como manejar, así como también son frecuentes los cambios de humor, entre otros.

¿Cuándo ocurre?

Comúnmente, se produce mientras más horas haya de diferencia entre el origen y el destino. En caso de viajes al este, por ejemplo, habría que acostarse a dormir en un horario en que el reloj biológico indicaría estar despierto. Lo mismo ocurriría al levantarse, el cuerpo querría seguir descansando. La explicación radica en que “el reloj interno o el ritmo circadiano que regula el ciclo de sueño-vigilia se altera con respecto a la hora de la nueva ubicación”, explica la neuróloga del Centro del Sueño.

Dado que el cuerpo demora unos días en adaptarse, el ciclo de sueño-vigilia, junto con la mayoría de las otras funciones corporales, como el hambre y los hábitos intestinales permanecen desfasados.

Población propensa al Jet lag

Los niños y los adultos mayores tienen ciclos de sueño inmaduros, por lo cual les resulta más difícil adaptar su horario biológico. Asimismo, pacientes con patologías de sueño subyacente también podrían verse afectados.

La población más propensa a sufrir este trastorno son los pilotos, los asistentes de cabina y los viajeros de negocios.

La luz ambiental es el principal estímulo biológico  y manipulable que ayuda a ordenar el nuevo horario. “El tiempo de adaptación varía según cada persona, pero en líneas generales, la relación es de un día por hora de desfase”, explica la neuróloga Victoria Mery.

Cómo prevenir

La especialista señala algunas medidas básicas que pueden ayudar a evitar este síndrome.

  • Llegar con anticipación: se recomienda llegar al destino unos días antes para que el cuerpo se adapte.
  • Prepararse para el viaje: El síndrome de desajuste horario será más intenso si el viaje si comienza con falta de sueño.
  • Regular la exposición a luz brillante: regular la exposición a la luz es una de las influencias principales en el ritmo circadiano. En efecto, exponerse durante el atardecer ayuda cuando el huso horario está atrasado con respecto al habitual (oeste), mientras que la exposición a la luz de la mañana ayudaría con el huso horario adelantado (este).
  • Permanecer en el nuevo horario: Aunque se sienta cansancio se debe tratar de no dormir hasta que sea de noche y sincronizar las comidas al
  • Anticiparse al nuevo horario: En caso de grandes diferencias horarias, se recomienda ajustar el reloj a la nueva hora unos días antes del viaje.
  • Mantenerse hidratado: beber mucha agua antes, durante y después del vuelo para contrarrestar los efectos deshidratantes del aire seco de la cabina. Además, la deshidratación puede empeorar los síntomas, por lo que también se deben evitar el alcohol y la cafeína.
  • Intentar dormir en el avión si en el destino es de noche: los tapones para oídos, auriculares y antifaces ayudan a bloquear el ruido y la luz

¿Qué es el ritmo circadiano?

El ritmo circadiano se refiere a la variabilidad dentro de las 24 horas de alguna función del organismo. El más conocido es el ciclo circadiano de sueño y vigilia con ciclos de aproximadamente 24 horas. “Se trata de un reloj biológico en el cerebro que hace que en la noche dé sueño y al contrario en el día. El cual es capaz de modificarse según los estímulos ambientales”, concluye la especialista.

Centro de Trastornos del Sueño de Clínica Alemana.