Embarazo y calor: Una incómoda combinación

Embarazo y calor: Una incómoda combinación

27/01/2021
1 min lectura

Compartir en:

Las altas temperaturas de la época estival pueden ser difíciles de sobrellevar para todos. Sin embargo, las mujeres embarazadas se ven especialmente afectadas, puesto que, por su estado, tienen una mayor temperatura corporal.

“En esta época se les hinchan más los pies y suelen sentirse cansadas, con un desgano poco habitual. En algunas ocasiones, incluso les falta el aire y hasta pueden sufrir de taquicardia y palpitaciones”, explica el doctor Juan Víctor Valdivia, ginecólogo de Clínica Alemana.

Asimismo, comenta que, con el calor, las mujeres embarazadas están más expuestas a deshidratarse y sufrir un golpe de calor, porque las hormonas placentarias favorecen una mayor cantidad de transpiración a través de la piel. En caso que esto ocurriera, se requeriría de asistencia médica. Algunos de los síntomas son:

  • Temperatura corporal superior a los 39ºC
  • Piel roja, caliente y usualmente seca
  • Fuerte dolor de cabeza
  • Mareos
  • Dolor de estómago
  • Estado de confusión
  • Pérdida de conciencia

¿Cómo combatir el calor?

Para evitar esta situación y tener un embarazo más agradable durante el verano, el doctor Valdivia entrega las siguientes recomendaciones:

  • Evitar salir a las horas de mayor calor, es decir, entre las 11:00 y las 15:00 hrs.
  • Tomar suficiente líquido para tener una adecuada hidratación.
  • Evitar consumir alimentos que contengan mucha sal, como por ejemplo la soya.
  • No usar ropa apretada, preferir aquella suelta y blanca.
  • Descansar con los pies en alto.
  • Usar protector solar.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras, y evitar las carnes y embutidos.
  • Hacer ejercicios aeróbicos como elíptica o bicicleta estática, en horarios que no haga calor: temprano en la mañana o en la tarde.

En la playa o piscina, se debe evitar la exposición al sol directo en las horas de riesgo (entre las 11:00 y las 15:00 hrs.), además de protegerse con pantallas solares o cremas adecuadas con filtro mayor a 40 SPF.

Finalmente, el especialista destaca que si la sensación de calor es excesiva, se puede hacer que los vasos sanguíneos se dilaten, y de esta manera baje la tensión arterial y se presente mareo. Si esto ocurre, se deben evitar los lugares con mucha gente y con aire viciado, además, se recomienda usar ropa cómoda que se pueda ir quitando a medida que se necesite.