Glaucoma: un tratamiento oportuno puede hacer la diferencia

Glaucoma: un tratamiento oportuno puede hacer la diferencia

12/03/2021
2 min lectura

Compartir en:

El glaucoma, es una enfermedad que ataca al nervio óptico, estructura encargada de enviar las imágenes que vemos al cerebro, lo que genera una pérdida silenciosa y gradual de la visión. 

El doctor Pablo Romero, oftalmólogo de Clínica Alemana, sostiene que, lamentablemente, el glaucoma no produce síntomas en etapas iniciales ni tampoco cuando afecta a un solo ojo. Solo en fases avanzadas, la persona percibe problemas de la agudeza o del campo visual.

Esta enfermedad es responsable del 2% de los casos de discapacidad visual, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), y puede causar ceguera de forma irreversible.

Diagnóstico y tratamiento

“La única forma de detectarlo es controlándose con el especialista desde los 40 años y, si hay antecedentes familiares, desde los 30, incluso si no hay síntomas”, dice el doctor Romero.

Así, el especialista podrá evaluar si existen factores de riesgo como presión intraocular elevada o características patológicas del nervio óptico.

“Muchos pacientes consultan cuando ya han perdido la visión en un ojo o porque empiezan a chocar con objetos en la casa. En estos casos, es poco lo que puede hacerse en términos de tratamiento”, afirma.

Respecto al tratamiento para el glaucoma, a la gran mayoría de los pacientes se les indica medicamentos en forma de gotas para el control de la presión intraocular.

Tipos de glaucoma

Existen varias clases de glaucoma, entre las que el especialista reconoce:

Glaucoma primario de ángulo abierto

Es el tipo más frecuente y su causa es desconocida. Sin embargo, sí se sabe de factores que aumentan el riesgo de desarrollarlo, como:

  • Registrar una presión intraocular elevada sobre 21 mmHg
  • Ser mayor de 40 años
  • Tener familiares con glaucoma
  • Sufrir de miopía
  • Poseer un nervio óptico con características particulares, de acuerdo con examen oftalmológico

Glaucoma primario de ángulo estrecho

Este tipo está asociado a factores de riesgo como:

  • Tener más de 50 años
  • Ser mujer
  • Contar con antecedentes familiares de esta enfermedad
  • Padecer de hipermetropía
  • Entre otros

Glaucomas secundarios

El tercer tipo de glaucoma es denominado así, porque se presentan como consecuencia de otros fenómenos, entre ellos:

  • Un trauma
  • Inflamación ocular (uveitis)
  • Medicamentos (esteroides)
  • Ciertas condiciones específicas del ojo

Avances en el manejo del glaucoma

El diagnóstico se realiza mediante un control clínico oftalmológico que incluye la toma de la presión intraocular y el examen del fondo de ojo, además de otros estudios que muestran el campo visual y la anatomía del nervio óptico.

“En los últimos años, se han desarrollado varios equipos que permiten realizar una detección precoz del glaucoma (OCT o HRT). Además, existen softwares para seguir la evolución del campo visual, lo que facilita la toma de decisiones al momento de tratar a un paciente con esta enfermedad. Ambos tipos de tecnologías están disponibles en Clínica Alemana”, afirma el oftalmólogo.

Respecto al tratamiento, explica que a la gran mayoría de los pacientes se les indica medicamentos en forma de gotas para el control de la presión intraocular. Además, en aquellos casos que no responden a los fármacos, se puede evaluar la posibilidad de realizar cirugías como la trabeculectomía y el implante de válvulas intraoculares.

“Además, en los últimos años, se han integrado nuevas terapias destinadas al manejo del glaucoma moderado, como la aplicación de láser y, más recientemente, el implante de MIGS, por sus siglas en inglés ( micro invasive glaucoma surgery)”, concluye el especialista.