La importancia de las ecografías de las 12 y 22 semanas de embarazo

La importancia de las ecografías de las 12 y 22 semanas de embarazo

03/02/2022
3 min lectura

Compartir en:

Las ecografías son fundamentales a la hora de detectar y prevenir una serie de complicaciones que pueden darse durante los meses de gestación.

Parte de los hitos más esperados durante el embarazo son las ecografías, exámenes de diagnóstico cuyo objetivo principal es monitorear la normalidad en la formación del bebé. Y aunque todas son relevantes, es de vital importancia que dos de ellas las hagas en las fechas indicadas por tu médico: la de las 12 y las 22 semanas.

De acuerdo al doctor Álvaro Sepúlveda, ginecólogo de Clínica Alemana, “en un embarazo normal se hacen al menos cuatro ecografías”:

  • 11-14 semanas.
  • 20-24 semanas.
  • 32 semanas.
  • 37 semanas.

El especialista aclara que estas dos primeras ecografías, conocidas como Doppler, no tienen como única finalidad mostrar al bebé a los padres, objetivo que sí tienen las ecografías 3D o 4D. Aquí, el análisis es mucho mayor, ya que busca prevenir y detectar posibles complicaciones y otorgar el tratamiento oportuno en caso de ser necesario: “Una Doppler mide, por ejemplo, el flujo sanguíneo de las arterias uterinas para detectar el riesgo de desarrollar una preeclampsia prematura y/o restricción de crecimiento, entre otros factores a considerar durante los meses de embarazo”.

Icono ecografía

Ecografía de las 12 semanas

En este contexto, el especialista detalla la importancia de la ecografía de las 12 semanas, que en realidad debe llevarse a cabo entre las 11 y las 13 semanas con 6 días, nunca más que eso: “Ese rango de tiempo es súper estricto porque esa ecografía, además de confirmar que el embarazo no tenga problemas y el crecimiento del feto sea normal, nos muestra si se está gestando uno o más hijos, es decir, un embarazo gemelar”. Este examen, además, tiene dos funciones primordiales:

  1. Detectar riesgo de preeclampsia prematura: “A partir de esta ecografía podemos saber qué mujeres tienen riesgo de desarrollar preeclampsia antes de la semana 37, esto en base a un algoritmo matemático que consiste en un modelo predictivo que combina el Doppler medido en la ecografía, la toma de presión arterial y la historia clínica de la paciente”, explica el médico. De esta forma se puede lograr una mejor estrategia de prevención tanto para la madre como para el feto.
    Sobre la hipertensión en el embarazo, el doctor advierte:
    • Hay hipertensiones crónicas y otras que pueden originarse durante el embarazo, como la preeclampsia o la hipertensión gestacional.
    • La preeclampsia se manifiesta clínicamente después de las 20 semanas de gestación, con alza tensional y eliminación de proteínas por la orina. Se puede presentar con un rango amplio que va desde cuadros leves al final del embarazo, hasta cuadros muy severos y prematuros, con compromiso materno y fetal.
    • El síndrome hipertensivo del embarazo en globo se da en un 10 % de las embarazadas.
    • En Chile, es una de las principales causas de muerte materna, junto con las enfermedades crónicas.
  2. Advertir la posibilidad de Síndrome de Down: “Uno de los marcadores más importantes para detectar el riesgo de Síndrome de Down es la evaluación de una estructura fetal que se llama traslucencia nucal, que se nota mucho más en esta etapa del embarazo”, dice el ginecólogo.

“En este primer trimestre, Clínica Alemana también incorpora los marcadores bioquímicos, que son exámenes de sangre que se piden durante la semana 10 del embarazo y que son analizados junto con los marcadores ecográficos, la edad materna y los antecedentes de embarazo previos. De esta forma, logramos detectar un 95 % de las pacientes con posibilidades de tener un hijo con Síndrome de Down, con un 2 a 3 % de falsos positivos”, destaca el especialista.

Ecografía de las 22 semanas

El doctor Álvaro Sepúlveda explica que esta ecografía se realiza entre las semanas 20 y 24 del embarazo y enfatiza, nuevamente, en el cumplimiento de las fechas. Este examen, en particular, tiene tres objetivos:

  1. Evaluar la anatomía fetal para descartar malformaciones y confirmar el sexo de la guagua.
  2. Detectar por segunda vez algún riesgo de preeclampsia o restricción de crecimiento fetal que requiera un seguimiento personalizado.
  3. Medir el cuello del útero para detectar un aumento del riesgo de parto prematuro espontáneo.

“El detectar mujeres en riesgo de desarrollar preeclampsia es muy relevante, por eso suele evaluarse en ambas ecografías como forma de implementar estrategias de prevención (ecografía de 11 a 14 semanas) y vigilancia durante la segunda mitad del embarazo (ecografía de 20 a 24 semanas)”, comenta el especialista. Destaca también que los profesionales de Clínica Alemana están acreditados por The Fetal Medicine Foundation del Reino Unido para llevar a cabo este tipo de ecografías que ofrecen mayor precisión, siempre con la intención de dar el mejor apoyo a las embarazadas y sus hijos por nacer.