Cómo lograr un buen trabajo de parto

Cómo lograr un buen trabajo de parto

14/07/2022
2 min lectura

Compartir en:

Realizar distintas posturas y ejercicios, principalmente movilizar la pelvis, podría ayudar a facilitar el trabajo de parto.

Identificar el trabajo de parto puede ser un ejercicio complejo, especialmente si eres madre primeriza. De todas maneras, existen distintas señales claras que te ayudarán a identificar si, efectivamente, has llegado a ese momento.

“El trabajo de parto comienza cuando las contracciones son rítmicas, intensas y prolongadas. La paciente puede identificarlas, ya que se presentan como una sensación de abdomen rígido que, en su etapa inicial, puede durar solo unos segundos”, explica Alexandra Salas, enfermera matrona del Centro de Extensión de Clínica Alemana.

La especialista de Clínica Alemana agrega que a medida que el trabajo de parto avanza, las contracciones pueden darse en intervalos de un minuto o un minuto y medio: “Sin embargo, hablamos de contracciones de trabajo de parto cuando son cada 5 minutos durante una o dos horas. En ese rango de tiempo, cada contracción debiese durar al menos 1 minuto”.

Asimismo, Alexandra Salas explica que las contracciones de trabajo de parto permiten tres importantes hitos:

  • El “borramiento” (adelgazamiento) del cuello del útero.
  • La dilatación del cuello del útero.
  • El descenso del feto.
Icono mujer embarazada

Principios y etapas del trabajo de parto

Llegado el momento del trabajo de parto es muy importante considerar que, para lograr un parto vaginal, el bebé debe estar en posición vertical, con la cabeza hacia abajo e idealmente con la columna hacia el lado izquierdo de la pelvis.

“Tomar ciertas posturas durante las contracciones facilitará la apertura del estrecho superior de la pelvis y permitirá posicionar a la guagua”, dice la profesional de Clínica Alemana.

En este contexto, existen tres principios fundamentales del trabajo de parto:

  1. Verticalidad e inclinación del tronco: al momento de tener una contracción, la paciente puede alinearse con su centro de gravedad para promover que la cabeza de la guagua se alinee con el cuello del útero.
  2. Movimiento y pelvis libre: ayuda a la deformación paulatina de los tejidos.
  3. Apertura de piernas: favorece la apertura del estrecho superior de la pelvis.

Por otra parte, las etapas del trabajo de parto son las siguientes:

  • Dilatación: es la etapa más larga del trabajo de parto. Comienza junto a las contracciones hasta llegar al borramiento y, finalmente, a la dilatación completa del cuello del útero.
  • Expulsivo: se inicia con la dilatación completa y dura hasta la salida del feto.
  • Alumbramiento: comienza con el nacimiento y finaliza con la expulsión de la placenta.

Ejercicios prácticos para el trabajo de parto

El piso pélvico –que corresponde al conjunto de músculos y ligamentos que tapizan la cavidad inferior del abdomen y soportan el peso de los órganos internos–, es fundamental durante todo el embarazo.

“El piso pélvico es el encargado de soportar el peso de la guagua. Asimismo, durante el trabajo de parto facilitará la fase expulsiva”, comenta la especialista.

De ahí la importancia de que tu piso pélvico se encuentre en óptimas condiciones para asegurar un buen parto: “Para que la guagua atraviese estos músculos en la fase final del parto, necesitamos que se encuentren firmes y, al mismo tiempo, flexibles”, dice Consuelo Toro, kinesióloga de Clínica Alemana.

A continuación, ejercicios que puedes realizar con balón durante el trabajo de parto para disminuir y controlar el dolor. “Prefiere estar acompañada para evitar pérdidas de equilibrio y siempre mantén una respiración tranquila que te permita el movimiento fluido. Evita quedarte en apneas”:

  • Siéntate sobre los talones y apoya tus brazos y cabeza sobre el balón. Lleva el cuerpo hacia adelante y atrás lentamente. Cuida que tu zona lumbar no aumente su curvatura al momento de ir hacia adelante. Haz 8-10 repeticiones.
    Fotografías graficando el ejercicio sobre balón
  • Sentada sobre el balón con las piernas separadas al ancho de caderas, intenta llevar la pelvis hacia los costados, como intentando juntar la última costilla con el hueso de la cadera. No inclines el tronco hacia los lados. Mantén tus hombros alineados. Haz 10-20 repeticiones.
    Fotografías graficando el ejercicio sobre balón

Recuerda que estos consejos no reemplazan la indicación de tu ginecólogo o matrona, equipo médico que estará monitoreando durante todo tu trabajo de parto.

Para saber más, te invitamos a revisar posturas que favorecerán los principios de trabajo de parto en la charla ¿Quieres aprender ejercicios prácticos del trabajo de parto?