Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

¿Cuáles son las funciones del hígado?

Metabólica: procesa nutrientes y almacena energía en forma de grasa y glucógeno.

Inmunitaria: contribuye en la defensa de infecciones.

Limpia las toxinas de la sangre.

Produce bilis, la que ayuda en la digestión de alimentos en el intestino.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de hepatitis?

Habitualmente, es producida por infecciones virales o por medicamentos como antibióticos o analgésicos principalmente. También existen hepatitis por exceso de consumo de alcohol (hepatitis alcohólica) o inmunológicas (hepatitis autoinmune).

En el caso de las hepatitis virales, son producidas por diferentes virus incluyendo los virus de las hepatitis A, B, C, D y E, y otros que pueden afectar el hígado ocasionalmente (citomegalovirus, herpes simple, Ebstein Barr, entre otros). Los tipos más frecuentes de hepatitis aguda viral son la A y la B.

Las hepatitis agudas son enfermedades de inicio brusco y que, generalmente, se resuelven espontáneamente sin dejar secuelas.

Las personas que viajan a países en desarrollo con mayor contaminación de alimentos, también tienen más riesgo de adquirir hepatitis A, por lo cual se recomienda vacunarse antes de viajar y tomar precauciones en la alimentación y lavado de manos. No se contrae hepatitis A si una persona infectada tose o estornuda cerca ni por sentarse al lado o abrazarla.

¿Cómo puedo contraer hepatitis A?

A través del contacto con la materia fecal de una persona infectada. Esto podría producirse al:

  • Consumir alimentos manipulados por una persona infectada que no se lavó adecuadamente las manos.
  • Beber agua contaminada o consumir alimentos que se regaron o lavaron con agua no potable.
  • Tener contacto físico directo con una persona infectada, al cuidar un enfermo con hepatitis y no lavarse las manos adecuadamente o tener contacto oroanal.

¿Cómo puedo contraer hepatitis B o C?

A través del contacto con la sangre, semen u otro fluido corporal de una persona infectada. Esto puede producirse de las siguientes maneras:

  • En el momento del parto, cuando la madre está infectada con hepatitis B o C, puede contagiar al hijo.
  • Pincharse con una aguja que fue utilizada en una persona infectada.
  • Tener relaciones sexuales sin protección con alguien infectado.
  • Estar en contacto con la sangre o heridas de una persona infectada.
  • Compartir agujas u otros materiales –utilizados previamente por una persona infectada- para hacer tatuajes o para uso de drogas. El contagio también puede ocurrir al usar piercing, navaja de afeitar y cepillo de dientes contaminados con el virus.

No es posible contraer hepatitis B o C por darse la mano, un abrazo, estar en contacto con estornudos, sentarse al lado o compartir cubiertos con una persona infectada. Tampoco durante la lactancia materna.

¿Cómo puedo contraer hepatitis E?

Corresponde al mismo mecanismo de contagio que la hepatitis A. En general por el consumo de alimentos contaminados con restos fecales contaminados con virus E.

¿Cuánto dura una hepatitis aguda?

Las hepatitis por virus A y E son autolimitadas, es decir, mejoran sin dejar secuelas, en un promedio de 6 a 12 semanas.

En cambio, las hepatitis agudas por virus C y, en menor grado, hepatitis B pueden hacerse crónicas (persistir más de 6 meses). Sin dar molestias físicas, son capaces de dañar progresivamente el hígado en el curso de 2 a 3 décadas para, finalmente, producir cirrosis (cicatrización progresiva del hígado) y cáncer hepático.

¿Cuáles son los síntomas o molestias ocasionadas por la hepatitis aguda viral?

La mayoría de los pacientes que presentan una hepatitis aguda viral siendo adultos tienen molestias o síntomas que incluyen:

Sensación de cansancio y dolores musculares..

Malestar abdominal y pérdida de apetito.

Fiebre, náuseas y vómitos.

Orinas de color amarillo o café oscuro (color té).

Deposiciones de color claro.

Ojos y piel de color amarillento (ictericia).

Los síntomas de la hepatitis viral pueden producirse entre 2 y 7 semanas luego del contacto con el virus A y hasta 5 a 6 meses de entrar en contacto con los virus B o C. Es posible que los menores de 6 años no presenten síntomas o estos sean leves. En el caso de los adultos y niños mayores, a menudo tienen síntomas leves a moderados parecidos a los de una gripe persistente.

¿Cómo se hace el diagnóstico de hepatitis aguda?

Mediante la historia clínica del paciente, considerando los factores de riesgo y los hallazgos del examen físico. Se confirma a través de exámenes de sangre con pruebas hepáticas que indican si existe o no una inflamación importante del hígado. Luego se efectúa un examen específico para detectar el tipo de hepatitis.

¿Cómo es el tratamiento de la hepatitis aguda?

Hepatitis virales

  • En general, el paciente se mejora en un periodo de unas semanas sin tratamiento específico. Sin embargo, algunas personas tienen síntomas durante un máximo de 5 a 6 meses.
  • Se indica realizar reposo relativo, mantener una alimentación liviana, no consumir alcohol y evitar los riesgos de contacto (relaciones sexuales, compartir artículos de aseo).
  • El médico puede sugerir medicamentos para ayudar a aliviar molestias como la fiebre o el dolor. Se aconseja no consumir fármacos que no hayan sido indicados por un especialista.
  • Se recomienda vacunar a personas cercanas.
  • El paciente debe realizar controles periódicos, incluyendo exámenes de sangre, hasta su recuperación.
  • Si los síntomas persisten luego de 6 meses, se debe ir al médico nuevamente.
  • Luego de una recuperación de la hepatitis A o B, se genera una inmunidad contra ellas y, por lo tanto, no se pueden contraer nuevamente, pero sí es posible adquirir otros tipos de hepatitis.

Hepatitis por fármacos o medicamentos

  • Se indica realizar reposo relativo, suspender el medicamento sospechoso, mantener una dieta liviana, evitar el consumo de alcohol hasta que el hígado se recupere y acudir a controles médicos periódicos, incluyendo exámenes de sangre.
  • Con estas indicaciones, el paciente suele recuperarse progresivamente en un período de 2 a 8 semanas, siempre que se mantengan los controles médicos hasta su alta definitiva.
  • A futuro, se debe evitar la exposición al fármaco al cual se le atribuyó esta hepatitis.

¿Cómo se puede prevenir la hepatitis aguda?

Hepatitis viral A y E:

  • Adecuado lavado de manos antes de manipular alimentos y de comer.
  • Desinfección y limpieza de frutas y hortalizas. Con estas medidas se evitan los riesgos de consumir alimentos contaminados con restos fecales y bacterias, y de contraer otras infecciones.
  • Pueden prevenirse a través de vacunas específicas.

La hepatitis C no tiene vacuna.

En el caso de hepatitis por medicamentos, pueden prevenirse parcialmente, evitando el uso de fármacos sin la adecuada indicación médica, especialmente si existe una enfermedad hepática crónica diagnosticada.

¿Cuál es el pronóstico de la hepatitis aguda?

Depende de su causa y las características de la persona afectada.

Hepatitis por virus A y E: en general, tiene un buen pronóstico, con recuperación en todos los casos, sin transformarse en una enfermedad crónica. Sin embargo, existen casos de hepatitis grave fulminante.

Hepatitis por virus B: el 95% de los pacientes se curan sin secuelas. Hay un 3-5% de los casos que pueden hacerse crónicos (se mantiene el virus en el hígado), para lo cual requieren terapia antiviral prolongada, y hasta el 0,5% de los casos agudos evolucionan a una hepatitis grave.

Hepatitis por virus C: el 20% de los afectados por hepatitis agudas por virus C se cura sin secuelas. Sin embargo, en el 80%, el virus se aloja en el hígado permanentemente (hepatitis crónica) y en forma silenciosa, sin dar molestias y se requiere tratamiento antiviral específico para evitar el daño a largo plazo. Por ello, en estos pacientes requieren controles médicos hasta su recuperación.

Hepatitis por medicamentos: la sola suspensión del medicamento sospechoso logra, habitualmente, la cura en un periodo variable de tiempo, por lo general en semanas. En algunos casos aislados, puede haber agravamiento hacia una hepatitis fulminante que requiere hospitalización y, a veces, trasplante de hígado.

Una hepatitis aguda o crónica en un paciente inmunosuprimido o en personas que reciben quimioterapia puede ser potencialmente más grave.

Servicio de Gastroenterología

Clínica Alemana Vitacura
Av. Manquehue 1410.
Teléfono: (56) 22210 1211
Clínica Alemana de La Dehesa
Av. José Alcalde Délano 12205, piso 3
Teléfono: (56) 22910 7000
img-pop-folleto

Completa el siguiente formulario para la descarga del folleto

(*) Datos obligatorios.

Centro de Extensión

Inscripciones sin costo:
Tel: (56) 22586 6082 - (56) 22586 6083 | E-mail: centroextension@alemana.cl