Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Recomendaciones para disminuir el riesgo de muerte súbita

Recomendaciones para disminuir el riesgo de muerte súbita

01/09/2011
2 min lectura

Compartir en:

También conocido como Muerte en la Cuna o Muerte Blanca, el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante se define como la muerte inesperada de un niño que tanto su historia y estudios post mortem no demuestran causa conocida.

A pesar de las investigaciones realizadas en los últimos 20 años, todavía no se ha determinado motivo para este síndrome que afecta a menores de un año. Actualmente, solo es posible reducir los riesgos.

En Chile, no existen estadísticas. Sin embargo, en los países desarrollados la muerte súbita es la causa más frecuente de mortalidad infantil entre los 30 días y 1 año, asimismo, tiene mayor incidencia entre los dos y cinco meses de edad, y se da más en los meses fríos. Además, afecta más a niños que a niñas.

La evidencia demuestra que el riesgo de sufrir muerte súbita aumenta 14 veces cuando el niño duerme boca abajo, razón por cual en 1994 se creó la 'Campaña Bebés Boca Arriba', impulsada por la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) y el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano.

Fuente: Academia Americana de Pediatría

Según esta iniciativa, los bebés sanos deben dormir en posición supina (boca arriba o back to sleep). Desde que se inició esta campaña, la mortalidad por esta causa ha disminuido alrededor de un 50%. Es importante destacar que no ha habido un aumento de niños fallecidos por aspiración de leche u otros alimentos.

Asimismo, no se recomienda la posición de costado porque es muy inestable y el niño podría terminar durmiendo boca abajo.


Existen ciertas recomendaciones a seguir:

  • Ambiente libre de tabaco antes y después del nacimiento

  • El uso de chupete. Algunos estudios sugieren que reduciría la incidencia de muerte súbita

  • No abrigar demasiado a los niños

  • La temperatura de la pieza debe mantenerse en 20°C, ya que la hipertermia e hipotermia se asocia a mayor riesgo. Hay que tener cuidado con el calor exagerado o estar en ambientes muy fríos.

Es fundamental utilizar una cuna que cumpla con las normas de seguridad, un colchón firme que se ajuste a la cuna, sin almohada, juguetes, tutos ni ropa enrrollada. Se debe poner solo una sábana y, al acostar el niño, la frazada debe estar puesta bajo los brazos del bebé.


Es aconsejable que hasta los 4 o 6 meses los niños duerman en la habitación de sus padres, así se favorece la lactancia materna y los cuidados durante el sueño. Es importante destacar que los niños siempre deben dormir en su cuna, incluso las siestas, porque los padres podrían aplastarlos mientras duermen.

Se recomienda vigilarlo siempre durante el día, poner al niño de “guatita” mientras está despierto para favorecer su desarrollo y así evitar malformaciones craneales por posición.

Este artículo se realizó con la colaboración de la doctora Patricia Salinas, pediatra de Clínica Alemana.