Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Todo sobre la otitis media aguda

Todo sobre la otitis media aguda

21/09/2011
1 min lectura

Compartir en:

Si un niño no duerme bien, está irritable, llora más de normal y se toca el oído con frecuencia, lo más probable es que sufra de otitis media aguda, una enfermedadcomún en la infancia, que se produce por la inflamación e infección del oído medio, también conocido como caja timpánica.

En general, la mayoría de las veces sana sin dejar problemas, pero si se repitemucho puede producir pérdida auditiva, entre otras complicaciones.

Esta infección es la segunda más frecuente en niños menores de seis años, después del resfrío común. De hecho, se estima que el 90% de los preescolares ha padecido alguna vez otitis media aguda.


¿Cómo reconocerla?

Las principales molestias que siente un niño con otitis media aguda son dolor de oído, decaimiento, congestión nasal, disminución de la audición y fiebre.


En un tercio de los casos también se puede apreciar un líquido purulento, muchas veces sanguinolento, que drena hacia el conducto auditivo externo. Esto es causado por una ruptura timpánica, que usualmente cicatriza en pocos días y no deja secuelas.

 

El diagnóstico
Para esto basta con la historia clínica del paciente y un examen físico que permita evaluar el nivel de compromiso de la zona afectada.


¿Cómo tratar esta otitis?

En cuanto al tratamiento, generalmentese indican antibióticos, ya que en más del 70% de los casos el origen es bacteriano. Estos se pueden complementar con analgésicos antipiréticos para combatir el dolor y la fiebre.

Posibles complicaciones
Cerca del 90% de los niños afectados se recupera en menos de 10 semanas, sin embargo, cuando este cuadro se presenta en forma persistente, es necesario realizar exámenes de audición para ver si aún hay líquido transtimpánico. Si esto se confirma hay que aspirarlo y, en ocasiones, es necesario colocar tubos de ventilación.

Pero sin duda, uno de los principales riesgos de la otitis media aguda es que la infección comprometa el oído interno, lo que puede provocar una sordera de pronóstico incierto y a veces irreversible.

 

Este artículo se realizó con la colaboración del doctor Jorge Preisler, otorrinolaringólogo de Clínica Alemana de Santiago.