Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cómo solucionar los problemas de la lactancia?

Cómo solucionar los problemas de la lactancia?

16/08/2012
3 min lectura

Compartir en:

“Toma relleno porque tengo poca leche”, “lo mismo le pasó a mis hermanas y tuvieron que darle en mamadera”, “mi leche es de mala calidad”. Estas y otras aseveraciones abundan en la mitología de la lactancia, pero si por siglos las mujeres han podido amamantar a sus hijos, ¿por qué se presentan tantos problemas en la actualidad?

Blanca Ossa, enfermera a cargo de la Clínica de Lactancia de Clínica Alemana, explica que no son más que creencias: “No existe la leche de mala calidad, siempre es buena y mejor que el relleno, por poca que sea. Unas mujeres producen más que otras porque cada una tiene determinada capacidad de almacenar leche, pero la que acumula menos no es que no pueda dar pecho exclusivo, sino que tiene que dar más seguido para satisfacer a su hijo”.

Agrega que “hay demasiada información dando vuelta, buena y mala, sobre todo las experiencias de la gente, que en general, son negativas. Las personas tienden a comentar las cosas malas que les pasan, pero nadie te cuenta las buenas experiencias. Entonces, las mamás llegan pensando que por alguna razón no pueden dar pecho, cuando lo normal es que sí se pueda”.

A su juicio, el mayor problema es psicológico y causado por estas creencias y además, por falta de motivación: “Es muy importante que las parejas las apoyen en la lactancia y que vayan a grupos de apoyo antes y después del parto, como las clínicas de lactancia y clases de masaje infantil, instancias donde comparten, aclaran dudas y eliminan mitos”.

Con respecto al aspecto físico, Blanca explica cuáles son los problemas más comunes que se enfrentan en la lactancia y cómo se pueden solucionar.

Grietas en los pezones
Generalmente, aparecen desde el segundo día y se producen por una falla en la técnica, ya sea por un mal acople que hace que el niño muerda la punta, o al retirarlo bruscamente o tirarlo al terminar.

Si ya se hizo una herida, se aconseja echarse leche materna sobre el pezón y dejarlo al aire para que se seque. Cuando son muy grandes, además se aplican cremas y luz.

¿Grietas o mastitis?
No son lo mismo. La primera es una herida y la segunda, una inflamación generalmente asociada a una infección. Sí se relacionan porque estos gérmenes pueden entrar por una grieta, pero la mastitis se manifiesta con mucho calor, enrojecimiento, síntomas de resfrío y fiebre sobre 38°C. “Se dice que síntomas de resfrío en una mamá que da pecho es mastitis hasta que se compruebe lo contrario. Se trata vaciando frecuentemente el pecho afectado. Por eso es un mito eso de que si tienes mastitis no se puede dar más pecho. Además, hay que consumir abundante líquido y antiinflamatorios, y realizarse masajes para facilitar la salida de leche”, asegura Blanca Ossa.

 

 

 

 


Congestión mamaria

Es cuando los pechos se ponen duros. Puede ser causada por un aumento de vascularización por la bajada de la leche, lo que es normal y se pasa a los pocos días. Pero también puede ser producida por poco vaciamiento relacionado con saltarse lactancias, lo que hace que se acumule leche. Para solucionarlo se recomienda hacer un masaje previo a dar pecho, luego aplicar compresas tibias o darse una ducha corta y tibia. Después se pone al recién nacido al pecho, quien lo vacia. Finalmente, se repiten las compresas, pero frías.

Si el otro pecho también está lleno, hay que sacar leche por cinco minutos con extractor para aliviarlo, pero sin vaciarlo, ya que el cuerpo creerá que tiene que producir más leche. Y, por el contrario, si no se saca un poco, el organismo cree que hay exceso y no es necesario producir más.

Micosis
La infección por hongos es habitual y el agente más común es Candida albicans, por lo que se habla de candidiasis del pecho. Se manifiesta con picazón y un dolor descrito como agujas punzantes durante y después de la lactancia. También el pezón puede ponerse más rosado y, en algunos casos, aparecen manchas blancas en la parte interna de las mejillas de los niños, las que no se pueden remover con el dedo. Si se los tragan, puede causar dermatitis del pañal.

El tratamiento es seguir dando pecho y lavar lo pezones con una solución de bicarbonato para cambiar el Ph, comer un yogur diario, lavar con solución de bicarbonato todo lo que ha estado en contacto con la boca del niño, entre otros. Es necesario ir al médico para que indique una crema tópica y, si esta no funciona, sereceta a una pastilla antimicótica.

Clínica de Apoyo a la Lactancia

Teléfono: 2101111 anexo 2208