Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cómo manejar la ansiedad?

Cómo manejar la ansiedad?

26/06/2014
1 min lectura

Compartir en:

Sin duda, la mayoría de las personas está expectante de lo que va a pasar este sábado con la selección de fútbol de Chile cuando enfrente a su par de Brasil para pasar a cuartos de final en el Mundial. ¿Es normal sentirse ansioso frente a este tipo de situaciones u otras de la vida diaria?


La ansiedad es una emoción normal y, generalmente, transitoria que surge como señal frente a situaciones de estrés y cambio, a veces amenazantes, y que orientan al individuo a buscar un nuevo nivel de adaptación. Se manifiesta con síntomas psicológicos como nerviosismo, malestar, intranquilidad y expectación, además de señales físicas como taquicardia, sudoración, inquietud y opresión torácica, entre otras.

La mayoría de los casos no requiere manejo, ya que en un rango adecuado es adaptativa y ayuda a la persona a movilizarse en pro de sus metas, a menos que por su intensidad y duración interfiera en su desempeño normal, en cuyo caso se considera 'patológica'.

Es por esto que el tratamiento solo se indica cuando es desproporcionada al estímulo y se prolonga excesivamente en el tiempo, en cuyos casos el manejo depende del tipo de ansiedad, pero, en general, se combinan fármacos con psicoterapia.

Los factores que intervienen en el desarrollo de este trastorno pueden ser vulnerabilidad genética, factores biológicos, características psicológicas del individuo y aspectos socioculturales. La interacción entre estos factores va a determinar la expresión e intensidad de la respuesta ansiosa.

Se estima que llevar un estilo de vida saludable, que incluya alimentación sana, ejercicio y equilibrio entre trabajo y actividades de esparcimiento, ayudaría a mantener balanceada la ansiedad.

 

 

Consejos:

  • Tener tiempos de recreación.

  • Vivir en conexión con otros y con intercambio social.

  • Ejercitar la expresión sana de emociones.

  • Visualizar los partidos de fútbol como una oportunidad de diversión, unión y entretenimiento independiente del resultado.

  • Reafirmar que los éxitos de hoy son producto de las frustraciones y desaciertos de ayer. Una derrota puede ser el camino para seguir con más y nuevos logros futuros.

     

 

 

***Este artículo se realizó con la colaboración de Solange Anuch, psicóloga de Clínica Alemana.