Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Postparto y la tarea de perder los kilos extras

Postparto y la tarea de perder los kilos extras

16/10/2014
1 min lectura

Compartir en:

Lo ideal es subir entre 9 y 11 kilos en el embarazo, los que corresponden al peso del bebé, aumento del agua corporal y de peso del útero y senos, líquido amniótico e incremento del volumen sanguíneo y placenta. Sin embargo, a pesar de que eso es lo recomendado, la realidad es que muchas mujeres suben más.

 
Recuperar la figura después del embarazo sí es posible cuando se está amamantando. Al respecto, la doctora Carolina González, nutrióloga y jefe de la Unidad de Nutrición y Diabetes de Clínica Alemana, orienta sobre cómo lograrlo debidamente.
 

La especialista asegura que si el embarazo fue normal y el aumento de peso adecuado, se perderán gradualmente los kilos extras en los primeros seis meses postparto si se sigue un plan de alimentación adecuado.

 

Se recomienda uno que incluya cuatro comidas y una colación que contenga proteínas -carnes blancas, marisco, etc.-, verduras, frutas, cereales y algo de grasas saludables especialmente ácidos grasos monoinsaturados (oliva, palta, aceitunas) y omega 3 (pescados). “Por ningún motivo realizar un régimen muy restrictivo, ya que puede afectar la lactancia”, asegura la doctora González.

Por supuesto, no se debe consumir alcohol y es importante limitar el consumo de cafeína (bebidas cola, café, té y mate), además, están prohibidos los snacks de golosinas y el picoteo.

 

¿Cómo ayuda la lactancia?

Una mujer en su actividad normal requiere desde 1.600 a 2.000 calorías diarias, dependiendo de su edad y actividad física. Durante la lactancia se requieren entre 400 y 500 calorías adicionales diariamente, las que el organismo obtiene de las reservas, lo que produce una baja de peso.

 

Esto se logra si la alimentación no sobrepasa estos requerimientos energéticos porque si se consumen muchos snacks y golosinas entre comidas, no se bajará de peso.

 

Durante este periodo, la meta nutricional es lograr una alimentación balanceada con abundantes líquidos -entre 2 y 3 litros de agua al día- para mantener una óptima lactancia.