Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Estudio de Clínica Alemana: Un 37% de los encuestados reconoce comer en exc

Estudio de Clínica Alemana: Un 37% de los encuestados reconoce comer en exc

11/01/2015
2 min lectura

Compartir en:

Durante noviembre de 2014, Clínica Alemana realizó una encuesta sobre hábitos alimenticios entre sus pacientes. Los resultados obtenidos revelan que un 37% reconoce comer más de lo que debiera y un 53% realiza dietas en forma habitual. Se destaca que un 54% de las personas come solamente dos o tres veces al día, lo que tiene consecuencias en el metabolismo y favorece el desarrollo del síndrome de 'comedor nocturno'.

El estudio, realizado con la colaboración de Search Consultores, consideró una muestra final de 498 casos. Los consultados fueron hombres y mujeres mayores de 18 años, quienes respondieron las preguntas vía correo electrónico.

Comer más de lo que se debe

 

Más de un tercio de los entrevistados reconoció comer más de lo que debiera. Al respecto, la doctora Carolina González, jefa del Centro de Nutrición y Diabetes de Clínica Alemana, explica que “en general, las personas subestiman su ingesta de alimentos. Cuando se les pide que registren lo que comen se sabe que no anotan hasta el 50% de los alimentos que consumen. Por eso sorprende que en este estudio el 37% reconozca que se está excediendo en su alimentación”.

La especialista agrega que si bien hay conciencia sobre los problemas que trae el sobrepeso, los hombres no se dan cuenta del tema. En cambio, las mujeres están mucho más atentas. De hecho, el 22% de las encuestadas dice realizar siempre o con regularidad una dieta, mientras que en el caso de los hombres, es el 12%. ”Lo importante es acudir a un especialista para que indique la dieta más adecuada para cada persona y no realizar la que está de moda”, asegura.

Síndrome de comedor nocturno
El 54% de los encuestados dijo comer dos o tres veces al día. La doctora González sostiene que la alimentación saludable debe contemplar cuatro comidas diarias, incluso una quinta si es que el periodo entre desayuno y almuerzo es muy largo, esta debiera consistir en una colación a media mañana. Pero cada vez es más común que las personas ingieran solo dos, lo que se traduce en largas jornada de ayuno, para comer cuando llegan a sus casas de noche.

“Los ayunos prolongados son un muy mal hábito para el control del peso, saciedad y rendimiento. Hacen que el sistema metabólico guarde energía. Luego, cuando las personas se enfrentan nuevamente a la comida se despierta el ´monstruo del hambre´, ya que el estímulo hormonal de saciedad está dormido. El organismo quiere comer lo máximo posible porque no sabe en cuántas horas más recibirá nuevamente alimentos”, explica la doctora González.

Esta tendencia guarda relación con el aumento del síndrome de comedor nocturno, individuos que han desordenado tanto su forma de alimentarse que se despiertan en la noche a comer. Generalmente, presentan insomnio o ansiedad que solamente pueden manejar al ingerir grandes cantidades de alimentos.

Niveles altos que se deben manejar
Proteínas: el 41% de los encuestados afirmó que consume diariamente alimentos de este grupo. Estas se deben obtener no solo de las carnes rojas, ya que en su mayoría van unidas a grasas saturadas, sino también de legumbres, pescados, carnes blancas y huevos.

Grasas saturadas: el 59% declara un bajo consumo de ellas, pero se debe tener presente que se encuentran no tan solo en las frituras, sino también en carnes rojas, quesos, leche entera y semidescremada, queques, mantequilla, galletas y pastelería.
Azúcar: el 30% respondió que ingiere alimentos con este aditivo tres o más veces por semana. Es importante recordar que las bebidas y jugos azucarados contienen niveles altos de azúcar, por lo que se recomienda hidratarse con agua, la que aporta cero calorías.

Alcohol: el 81% afirmó que consume bebidas alcohólicas. La recomendación, si se quiere bajar de peso, es eliminarlas de la dieta. El alcohol tiene siete calorías por gramo, o sea, es casi tan calórico como la grasa y no aporta nutrientes.