Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Juliana Gallo y la cirugía bariátrica que le devolvió su peso

Juliana Gallo y la cirugía bariátrica que le devolvió su peso

17/11/2015
2 min lectura

Compartir en:

No fue solo culpa del exceso de comida sino del desorden en la alimentación y de la mala calidad de lo que consumía lo que llevó a Juliana Gallo a subir y subir de peso durante diez años. Llegó a pesar 115 kilos y a ser catalogada como obesa mórbida.

A sus 35 años, esta brasilera que vive en Chile hace dos años y medio, y que trabaja en el rubro hotelero, cuenta que nunca tuvo problemas con la comida y que era delgada. Sin embargo, debido a su trabajo, tiene que viajar mucho, comer en hoteles y restaurantes, con una vida social muy fuerte, sin orden ni tiempo para gimnasios o para cocinar. Hoy, con 40 kilos menos y a nueve meses de haberse operado, ve todo eso como excusas que utilizaba para no preocuparse de su salud.

“Como estoy fuera del país dos semanas al mes, no quería pagar un gimnasio y no hacía ejercicio, pero ahora corro cada vez que puedo. Además, por las reuniones e ir de un lugar a otro rápido, comía cualquier cosa, pero ya no”, asegura.

La mejor decisión

Juliana recuerda que era una persona feliz, estable en lo laboral y personal. Hasta que a fines del año 2014 se dio cuenta de que había llegado a un límite y decidió ingresar al Programa Vivir Liviano de Clínica Alemana donde la asesoraron con la mejor alternativa para su caso.

El doctor Gonzalo Wiedmaier, cirujano del programa quirúrgico de obesidad, explica que ella tenía clara indicación de cirugía bariátrica ya que su índice de masa corporal IMC era mayor a 40 y eso la clasificaba como obesa mórbida. “Si bien es cierto que dado su juventud aún no tenía enfermedades relacionadas con el sobrepeso, como hipertensión arterial, diabetes o elevación del colesterol, hoy en día estos pacientes deben ser operados para no desarrollarlas”.

La manga gástrica, técnica consolidada en el país y en Clínica Alemana, con más de 2 mil 500 pacientes operados, fue la opción elegida para ella.

La manga gástrica, técnica consolidada en el país y en Clínica Alemana, con más de 2 mil 500 pacientes operados, fue la opción elegida para ella, ya que es una cirugía con pocas complicaciones y que se prefiere en pacientes jóvenes, con pocas comorbilidades y que tienen buena adherencia al programa multidisciplinario. Además, basa su funcionamiento en la restricción de la ingesta de alimentos, lo que resulta muy efectivo en personas que comen en forma excesiva, pero que no picotean durante el día.

Agrega que en el caso de Juliana, sus resultados fueron extraordinarios, “ya que en poco más de seis meses, bajó 40 kilos, cambió sus hábitos de vida, está haciendo ejercicios, se ordenó, acude a sus controles, cumplió al pie de la letra las indicaciones postoperatorias y tiene una vida muy saludable. La manga gástrica, el trabajo y compromiso de la paciente no solo dio buenos resultados a corto plazo sino que además nos auguran un muy buen pronóstico en el tiempo”.

Juliana dice que “no sirve de nada que te operen, bajes 40 kilos y después vuelvas a lo mismo. El proceso en el Vivir Liviano fue súper tranquilo, perfecto, inmejorable. Te dan herramientas en lo psicológico y nutricional, te sientes cubierta por varios frentes y no te dejan sola”.

Actualmente, cuenta que se siente mejor, más bonita, ágil, con más energía, que pudo volver a comprarse ropa fácilmente y que quienes la conocieron con sobrepeso no la reconocen, lo que se hace muy evidente con las redes sociales, donde recibe comentarios positivos.