Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Día Mundial de la Salud: vence a la diabetes

7 de abril:

Día Mundial de la Salud: vence a la diabetes

04/04/2016
2 min lectura

Compartir en:

La Organización Mundial de la Salud conmemora, el próximo 7 de abril, el Día Mundial de la Salud. El objetivo de este año es crear mayor conciencia sobre el aumento de la diabetes y sus consecuencias, además de impulsar iniciativas para combatirla, ya que de acuerdo a este organismo internacional, si todo sigue como hasta ahora, se espera que el 2030 esta afección sea la séptima causa de muerte en el mundo, debido principalmente al incremento de la obesidad y estilo de vida poco saludable.

El doctor Álvaro Contreras, diabetólogo del Programa Vivir Liviano de Clínica Alemana, explica que esta enfermedad es de alta frecuencia en la actualidad y tiene como principal característica la incapacidad del organismo para mantener niveles adecuados de glucosa (azúcar en la sangre). Esto se traduce en una acumulación de esta sustancia, lo que a largo plazo va generando daño en diversos órganos y sistemas.

Llevar un estilo de vida saludable, con una alimentación balanceada, mantener un peso normal y practicar actividad física disminuye el riego de la aparición de diabetes.

“Sabemos que, aproximadamente, un 10% de la población chilena tiene esta enfermedad, a lo cual debemos sumarle un gran número de pacientes que desconocen durante varios años que la presentan”, comenta el especialista.

Tipos de diabetes

Si bien existen múltiples tipos de diabetes, las más frecuentes y conocidas son las tipo 1 y 2.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad de carácter autoinmune, en el que anticuerpos generados por el mismo paciente atacan y destruyen las células del páncreas encargadas de la producción de insulina, que es la hormona que ayuda a la glucosa a ingresar a las células para suministrar energía y, por lo tanto la encargada de regular la glicemia. Su ausencia es la causa desencadenante de la enfermedad.El único tratamiento disponible es la reposición de insulina mediante inyecciones u otros dispositivos.

La diabetes tipo 2 la desencadenan factores como la obesidad, mala alimentación, sedentarismo, entre otros factores, y consiste en la menor capacidad de la insulina para ejercer su efecto normal en las células del cuerpo, lo que hace que el páncreas deba compensarla produciendo mayores cantidades (hiperinsulinismo). Si esta condición en el paciente no es corregida a tiempo, la capacidad pancreática para producir la insulina comienza a decaer lentamente, lo que ocasiona la aparición de la enfermedad.

¿A quiénes afecta?

La diabetes tipo 1 suele presentarse durante la infancia o adolescencia, pero a veces también en la adultez e, incluso, en la tercera edad, independiente del sexo, y afecta entre el 5 y 10% de todos los diabéticos.

El porcentaje restante corresponde a la diabetes tipo 2, que suele aparecer en la edad media de la vida (35 a 50 años) y tampoco tiene diferencias significativas en relación al género. Para disminuir el riesgo, se debe llevar un estilo de vida saludable, con una alimentación balanceada,acorde a las necesidades energéticas de la persona y practicar, regularmente, actividad física.

“Dado el aumento en la frecuencia de obesidad en adultos jóvenes y adolescentes, en países desarrollados como Estados Unidos, se está observando un incremento dramático de los casos de diabetes tipo 2, patrón que se está repitiendo en Chile, pero a menor escala por ahora”, sostiene el diabetólogo.

¿Qué alimentos debe escoger un diabético?

El tipo de alimentación debe ser individualizada según el estado nutricional (peso y talla), nivel de actividad física y tratamiento farmacológico usado, entre otros factores.

En líneas generales, el especialista recomienda:

  • Disminuir al mínimo alimentos y productos procesados con azúcar o algún equivalente (fructosa, jarabe de maíz, miel, entre otros).
  • Restringir las porciones de alimentos ricos en hidratos de carbono como pan, pastas y harinas, tubérculos (papas) y arroz.
  • Evitar las grasas saturadas derivadas de productos animales como lácteos enteros en general (se recomienda descremados) y carnes con alto contenido graso, ya que tienen un gran aporte de calorías y se relacionan con alza en el colesterol y aumento del riesgo cardiovascular.
  • Privilegiar el consumo de verduras, frutas en cantidad moderada, legumbres y otros productos ricos en fibra.

Programa Vivir Liviano.