Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

La alimentación también tiene un rol en la prevención del cáncer

La alimentación también tiene un rol en la prevención del cáncer

18/10/2016
1 min lectura

Compartir en:

Es sabido que cuidarse de la radiación solar ayuda a evitar el cáncer de piel y que no fumar previene la formación de tumores en diversos órganos; sin embargo, muchos no saben que la alimentación también puede ser un factor protector de enfermedades oncológicas, aunque no está demostrado que pueda revertirlas o sanarlas.

Al igual que la obesidad y la actividad física, la comida influye en procesos celulares relacionados con el cáncer, como reparación de ADN, regulación hormonal, inflamación e inmunidad, y ciclo celular del metabolismo carcinógeno.

Andrea Valenzuela, nutricionista de Clínica Alemana, explica que además, ciertos nutrientes tienen propiedades antioxidantes que influyen en la regulación de la expresión genética, la estimulación de los factores de crecimiento y el impacto sobre niveles de hormonas endógenas.

Algunas recomendaciones nutricionales por tipo de cáncer son:

  • Mamario:restringir el consumo dealcohol y mantener un peso saludable, ya que la obesidad y sobrepeso aumentan el riesgo después de la menopausia.
  • Colorrectal: hay que limitar la ingesta de carnes rojas y embutidos (aunque sean de pavo o pollo) a no más de dos veces por semana, evitar el exceso de alcohol y la obesidad, y consumir cinco porciones al día de verduras y frutas.
  • Prostático: restringir la ingesta de productos animales a no más de dos veces por semana, especialmente carnes rojas y embutidos. Es recomendable comer, por lo menos, cinco porciones de frutas y vegetales cada día.
  • De esófago, cavidad oral, faringe, laringe e hígado: Evitar el consumo de tabaco y restringir el de alcohol. Mantener un peso saludable y preferir frutas y verduras a diario.
  • De estómago: Consumir cinco porciones de frutas y vegetales cada día, limitar carnes rojas y embutidos, y evitar alcohol.

Asimismo, se ha comprobado que la actividad física disminuye el riesgo de cáncer de colon y de mama.

La Sociedad Americana del Cáncer aconseja como prevención de esta enfermedad, además de tener una alimentación saludable, mantener un peso adecuado durante toda la vida, adoptar un estilo de vida físicamente activo, preferir alimentos de origen vegetal y limitar el consumo de alcohol.