Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Tercera edad: principales trastornos del sueño

Tercera edad: principales trastornos del sueño

20/10/2016
1 min lectura

Compartir en:

Muchas veces, algunas patologías del sueño pueden pasar inadvertidas durante la tercera edad, ya que en esta etapa se duerme menos horas en la noche. Por eso, hay que estar atentos a ciertas señales para tratar esas enfermedades y lograr un descanso reparador.

Se aconseja consultar si se tienen síntomas de alguna de estas condiciones por más de un mes o cuando afecta negativamente la calidad de vida.

Los principales trastornos en el adulto mayor son:

Insomnio: se caracteriza por la dificultad para quedarse dormido (que cueste más de 30 minutos), tener un sueño poco reparador o despertar muchas veces durante la noche o antes de lo que se quiere, a pesar de no experimentar interferencias externas para dormir. Esta condición se asocia a consecuencias negativas en el día, como irritabilidad, cansancio, somnolencia, dificultades de concentración o memoria. Con frecuencia, se relaciona con problemas de depresión o ansiedad.

Apneas del sueño: son pausas respiratorias (evidentes o no) asociadas a ronquidos, sueño poco reparador y somnolencia diurna. Habitualmente, se relaciona con tener una vía aérea estrecha (por genética, sobrepeso y la pérdida de elasticidad que se va produciendo en forma natural con la edad) o mecanismos neurológicos incapaces de mantener una vía aérea lo suficientemente abierta o de comandar adecuadamente la ventilación para una respiración normal al dormir. Quienes lo padecen, suelen despertar muchas veces en la noche.

Síndrome de piernas inquietas: malestar poco definible, especialmente en las piernas, que consiste en la necesidad incontrolable de moverlas para aliviar esa molestia. Aumenta al estar en reposo, aparece en la tarde-noche y disminuye mientras se está en movimiento (caminar, ejercicio, etc).

Síndrome de fase adelantada del sueño: alteración del reloj biológico en que el acto de dormir y el de despertar son mucho antes de lo habitual y de lo deseado (quedarse dormido y despertar muy temprano).

El doctor Leonardo Serra, neurólogo de Clínica Alemana, aconseja consultar si se tienen síntomas de alguna de estas condiciones por más de un mes o cuando son lo suficientemente intensos para afectar negativamente la calidad de vida.

El tratamiento que se haga va a depender de la causa: “lo primero es un buen diagnóstico. Luego se pueden considerar medidas como mejorar los hábitos de sueño, tratar la causa subyacente, indicación de medicamentos específicos o el uso de ventiladores especiales para dormir (CPAP)”, concluye el especialista.

Centro del Sueño