Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Anestesia: la fórmula para bloquear el dolor

Anestesia: la fórmula para bloquear el dolor

15/06/2017
2 min lectura

Compartir en:

La anestesia es considerada uno de los grandes descubrimientos de la historia de la medicina, ya que con la inducción de pérdida de sensibilidad es posible realizar tratamientos quirúrgicos u otros procedimientos sin que el paciente sienta dolor.

El doctor Carlos Montalván, anestesiólogo de Clínica Alemana, explica que existen principalmente tres tipos de anestesia: local, regional y general. “La administración puede ir desde una sedación hasta una pérdida total de conciencia, lo que en ocasiones puede estar asociado a la administración de anestésicos locales en diferentes formas de acuerdo al caso”, dice.

  • Anestesia local: insensibiliza la zona donde se realizará una intervención, sin alterar el nivel de conciencia del paciente.Dentro de las más conocidas están las gotas anestésicas que usan los oftalmólogos, las pomadas que se aplican en la piel antes de practicar una punción y la que se administra por medio de una inyección en los procedimientos dentales.
  • Anestesia regional: consiste en la aplicación de medicamentos anestésicos que bloquean grupos de nervios o una zona de la médula espinal, con el objetivo de anular el dolor en una parte específica del cuerpo. Se utiliza, generalmente, en las cirugías de las extremidades inferiores o superiores. En este tipo de anestesia, el paciente permanece despierto o con una sedación suave, sin sensación de dolor.

    Un ejemplo común de anestesia regional es la que se administra en el trabajo de parto, que puede ser la epidural o peridural, la espinal o una combinación de ambas. Este procedimiento es muy seguro, tanto para la madre como para el bebé.
  • Anestesia general: con una combinación de gases que se inhalan y medicamentos que se administran por vía endovenosa, se produce un estado de inconsciencia total o anestesia general, que bloquea todas las sensaciones de dolor y produceuna relajación muscular en el paciente.Este tipo de anestesia se utiliza en una amplia gama de cirugías que van desde la apendicectomía hasta complejas operaciones cardiacas.

Un procedimiento cada vez más seguro

A pesar de las aprensiones que existen alrededor de este procedimiento, hoy es muy seguroprincipalmente porque se adapta a las necesidades y condiciones de salud de cada paciente.

'El uso de la anestesia ha disminuido su riesgo considerablementedebido a que,en la actualidad, es administrada por médicos especializados. Además, las técnicas de monitorización permiten detectar precozmente posibles anormalidades y corregirlas de manera rápida. Asimismo, el avance en el desarrollo de nuevas drogas y la incorporación de tecnología moderna en su administración han aumentado notablemente la seguridad del procedimiento', asegura el doctor Montalván.

'La administración (de la anestesia) puede ir desde una sedación hasta una pérdida totalde conciencia'.

Muchos pacientes temen recibir anestesia general, ya que ven con resquemor la ausencia total de consciencia durante una operación. Sin embargo, el especialista explica que la administración de este tipo de anestesia es bastante segura.

'Si existe la posibilidad de un inconveniente, estaes detectada generalmente por el médico anestesiólogo al hacer la evaluación preanestésica. Los eventuales riesgos son conversados con el paciente y la decisión de cómo proceder frente a ese caso se toma en conjunto', sostiene el anestesiólogo.

Si bien con una adecuada preparación el riesgo es manejable, el doctor Montalván sostiene que al ser una intervención quirúrgica, hay peligros asociados que dependen principalmente de tres factores:

  • El tipo de intervención o cirugía: mientras menos invasivo es el procedimiento, el riesgo es más bajo porque el estrés fisiológico al que se somete el organismo es menor.
  • Estado físico y condiciones de salud del paciente: el riesgo aumenta en la medida que existan más patologías y estas sean de mayor complejidad.
  • La administración misma de la anestesia: esto tiene relación con la forma en que se apliquen los medicamentos por parte del especialista.

'En general, los factores que más contribuyen al riesgo actualmente son los dos primeros. La administración de anestesia, cuando se realiza por profesionales competentes y con los medios adecuados, tiene riesgos acotados y resultados previsibles', concluye el doctor.