Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Un rápido rescate aéreo que hizo la diferencia

Martina Correa, 10 años

Un rápido rescate aéreo que hizo la diferencia

07/03/2017
2 min lectura

Compartir en:

En febrero del año pasado, las vacaciones de Martina Correa se vieron interrumpidas abruptamente. Estaba con su familia en Rapel, jugando con otros niños en la casa y, para esconderse, se subió a la parte trasera de una camioneta estacionada. “Justo llegó mi hermano y como no quería que me pillara, salté y caí sobre el codo, cuando me miré, tenía algo blanco asomado, era el hueso que estaba afuera”, recuerda esta pequeña de 10 años, la cuarta de seis hermanos.

Fue entonces cuando sus papás la llevaron al Hospital de Litueche, donde recibió la primera atención y se le efectuó una radiografía. Luego, en vista de la gravedad de la lesión, llamaron al helicóptero de rescate de Clínica Alemana, centro donde tiene el Convenio de Accidentes. La mamá de Martina, María José Vargas, cuenta que la coordinación fue expedita: “Me fui con ella a Santiago y cuando llegamos, todo estaba preparado para recibirnos. El doctor que nos atendió, al verla y revisar el examen, dijo que había que operarla inmediatamente”.

El diagnóstico fue fractura expuesta del codo izquierdo, uno de los cuadros más graves en traumatología infantil.

El diagnóstico fue fractura expuesta del codo izquierdo, uno de los cuadros más graves en traumatología infantil, debido al riesgo de infección del hueso. Así lo explica el médico tratante, doctor Gonzalo Chorbadjian, especialista de Urgencia Escolar de Clínica Alemana.

“En estos casos, la rapidez en la resolución –que es de tipo quirúrgica– es fundamental, ya que cambia en forma radical el pronóstico de la lesión y las expectativas de una recuperación exitosa”, agrega el traumatólogo infantil.

Por eso, se realizó una cirugía de urgencia para asear la zona lesionada y, posteriormente, reducir y estabilizar la fractura, a través de elementos metálicos especiales que cumplen la función de contener en forma transitoria el hueso, los que luego de algunas semanas se extrajeron de forma ambulatoria. Así, se disminuye el riesgo de un daño secundario que afecte su crecimiento. Además, se usó un yeso para proteger el brazo, con el que debió permanecer alrededor de un mes.

La recuperación luego de la cirugía fue muy rápida, por lo que al segundo día se fue de alta. “Después de la operación, no me dolía, pero sentía un poco los fierros. Además, cuando entré al colegio no podía hacer deporte, tenía que estar en reposo”, recuerda Martina, quien practica vóleibol y hockey, actividades que más tarde pudo retomar sin problemas.

Su mamá destaca lo rápida que fue la recuperación y lo bien que se encuentra hoy. “Estoy muy feliz por todo, la coordinación en el proceso, la calidez y la atención que recibimos desde que nos subimos al helicóptero hasta el final”, dice.

Accidente en la playa

Este verano, en enero, otro evento empañó por unos días las vacaciones de Martina, pero esta vez se trató de una lesión más leve, en el brazo derecho, producto de una caída mientras jugaba.

Como estaba en Marbella, acudió al nuevo Centro de Atención Médica de Clínica Alemana, ubicado en el acceso norte a Maitencillo. La recibió la doctora Michelle Sacre, traumatóloga especialista en hombro y codo, quien luego de solicitar los exámenes correspondientes, realizó el diagnóstico de fractura de húmero.

Si bien en esta ocasión no fue necesario usar yeso, sí tuvo que permanecer con un inmovilizador de hombro por tres semanas. Al igual que el año pasado, su recuperación fue muy rápida y hoy ya se encuentra bien, lista para comenzar un nuevo año escolar.

Urgencia Escolar: 2 2210 1336